Tallarines de calabacín con pollo al curry

Tallarines-calabacín-con-pollo-al-curry-03

Tallarines de calabacín con pollo al curry

Sí, soy monotema, pero es que mi vida últimamente es 100% niño. Maternidad, que suena mejor.

Sinceramente no creo que una mujer para sentirse realizada tenga que pasar por ser madre. Es mágico y gratificante pero sin ser madre hay también muchas cosas mágicas y gratificantes que te llenan y hacen que te sientas completa y realizada sin pasar por un embarazo, la muerte de la contracciones  y noches en vela. 

De hecho, yo he sido madre a los 41 así que he tenido que aguantar muchas “charlas” de claro, que si te lo vas a perder, que es lo más maravilloso del mundo y un largo etcétera, incluyendo la frase TOP: una mujer sin hijos es como un campo sin flores. 

Pues mira, bonito césped tenía yo. Eso era lo que contestaba. La conversación en ese punto se daba por finalizada.

Tallarines-calabacín-con-pollo-al-curry-01

Y es que estar embarazada, es maravilloso, pero a la vez, es un auténtico coñazo. Veréis:

– No puedes tomar alcohol.

– No puedes comer pescado crudo (olvídate del sushi, del ceviche, del carpaccio de gambas… aix) ni de hecho nada crudo (esos chuletones jugositos, para otro). Y si no has pasado la toxoplasmosis… ay entonces… ni jamón oye.

– Tampoco quesos con leche cruda. Si estabas pensando en ir al pueblo y comprar ese queso que tanto te gusta de oveja, vete olvidando. Empieza también a leer los ingredientes (pequeñitos, pequeñitos) de los quesos en el super para asegurarte.

No cabrás en tu ropa. Lo intentarás. Harás mil trucos con una goma, un imperdible y todo lo que puedas pero acabarás por no caber.

Vestirás siempre igual. Cuando veas que no cabes, te hará ilusión comprar algo pre-mamá, pero como no te vas a dejar una fortuna, optarás por un número de conjuntos limitado que serán tu vestimenta única durante el resto de semanas. Conclusión: siempre te verás igual.

– Tienes ardores. A quién más y quién menos le ha pasado. Si tienes suerte, de vez en cuando, pero si no, pasarás gran parte del embarazo así. Odiando tu estómago. Si a esto añades que no puedes tomar medicamentos y que además no quieres tomar los que se te permiten, ya la has liado.

– Te pegas sustos especialmente en dos ocasiones: cuando te ves reflejada en cualquier sitio porque “quién demonios es la foca que se parece a mí” y cuando subes a la báscula. Mejor mirar para otro lado.

Estornudar ya nunca volverá a ser lo mismo. Cuando estés embarazada lo sabrás.

– Ya no darás la vuelta en la cama medio dormida. Cuando lo hagas, serás totalmente consciente. Dar la vuelta a un barrigón considerable es lo que tiene.

– Pasarás de la risa al llanto sin saber por qué. Sí, es un tópico, pero es real. Y eso te dejará tan estupefacta como a tu pareja. Preparaos con pañuelos, helado y una dosis elevada de paciencia.

– Dicen que es bueno caminar. Bien. Lo intentarás. Habrá días que puedas y días en los que cinco metros te parecerán una maratón.

Tu mejor amigo, será el WC. De noche y de día. La parte buena es que así te vas acostumbrando a lo que está por venir.

Chocas con todo. Con T-O-D-O. Tus nuevas dimensiones son estratosféricas.

Y como éstas, muchas otras cosas pero hay también cosas positivas. De hecho una que compensa todo: Tienes a tu bebé dentro de ti y es la sensación más maravillosa del mundo (cuando no tienes ardor, no has chocado contra nada, te encuentras bien y no piensas en el parto).

Además hay algunas suertudas que están radiantes. A mi no me pasó, pero dicen que pasa (igual es la frase que te dicen para compensar y para hacerte sentir bien, no sé).

Ah! y te dejan sentar en el bus y en el metro. Esto es MUY guay si tienes un trayecto de 1h desde la oficina… :-)

Tallarines-calabacín-con-pollo-al-curry-02

Y ahora os dejo con la receta: Tallarines de calabacín con pollo al curry.

Yo no tengo el aparato ese para hacer espaguettis de verduritas así que mi forma de hacerlo es a mano. Más cacharros en mi cocin, no por favor.

La receta es fresca, baja en calorías y rica. Si no os gusta el curry, obviar este punto y listo.

¡Espero que os guste!

 

___________________

Ingredientes Tallarines de calabacín con pollo al curry (2 personas)

– 2 calabacines

– 1 pechuga de pollo grandota

– 1/2 pimiento rojo

– 1/2 pimiento verde

– 1/2 pimiento amarillo

– 1 cebolla

– 100 ml de leche entera o nata para cocinar

– 2 cucharadas postre de curry

– Sal, aceite y pimienta

 

Elaboración:

Lavamos los calabacines y con una mandolina o con un cuchillo afilado cortamos a láminas cada calabacín. Cada una de estas láminas las cortamos a tiritas de forma que queden los tallarines. Reservamos.

Cortamos a bastones los pimientos y la cebolla. Rehogamos con un poco de aceite en una sartén grande. Cuando estén dorados, incorporamos el pollo que habremos cortados a dados. Salpimentamos y cocinamos.

Incorporamos la leche y el curry. Cocinamos durante unos 5-8 minutos. Añadimos los calabacines y rehogamos todo junto. Rectificamos de sal y servimos.

 

 

One Response to Tallarines de calabacín con pollo al curry

  1. Ana Cristina

    Me has hecho reír! Estoy a nada de empezar el segundo trimestre de embarazo y ya he podido comprobar en mis carnes algunas de esas cosas que dices. El reflujo me llegó pronto y el señor Roca y yo nos estamos haciendo muy amigos (demasiado para mi gusto). Por suerte, he pasado la toxoplasmosis y no he tenido ni un solo vómito, así que tan rebien!
    Opino de todas formas igual que tú. Hay mujeres que no quieren ser madres y no lo necesitan para sentirse satisfechas y realizadas en la vida y es totalmente respetable y legítimo.
    Un abrazo grande para la familia! 💓💓

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Top