Archivo del blog

Butifarra esparracada al moscatel

Butifarra esparracada al moscatel

El otro día fue la castañada y Halloween. Nosotros lo celebramos por todo lo alto. Las dos cosas. La castañada con panellets y castañas y Halloween pasando una noche de miedo con el peque con los ojos como platos como si acabara de ver a las niñas de El Explandor y pidiendo pecho cada media hora como si fuera a haber una plaga de The Walking Dead. Y ahí estábamos nosotros, primerizos de poca monta con ojeras a lo oso panda intentando calmar los nervios viendo programas dignos para esa noche que ponen en el canal DKiss. Esa noche en concreto daban uno de la que he hecho fan y cofieso que estoy totalmente enganchada: "Alta Infidelidad". Flipa. Cuenta la historia "real" a través de sus propios protagonistas (y la recrea con actores) de una pareja en la que uno de los dos ha sido infiel al otro. En la trama también sale el/la amante dando su punto de vista. Son programas de 15 min y alucinas con las historias. Que seguro la mitad son inventadas pero engancha, oye. Otro que me tiene embobada como un guiri con una jarra
Calamares rellenos de espinacas

Calamares rellenos de espinacas

¡Hola hola! Como la vuelta al cole, ya estoy por aquí. Hay que ver lo que cuesta ponerse manos a la obra al volver de vacaciones... Ese sentimiento de "quiero ponerme al día" y "bueno, ya lo haré" y así van pasando los días. Muchísimas gracias a todos por vuestros comentarios en el blog y especialmente en las redes sociales por el embarazo y por formar una partecita de esta experiencia. La verdad es que no sé bien bien cómo me lo voy a montar cuando llegue el peque... Por ahora en la recta final (queda 1 mes. U-N - M-E-S. 30 DÍAS), aprovechando que por aquí las temperaturas han bajado un poco, estoy más animada a cocinar platos que hasta ahora no había preparado, a fotografiarlos, editarlos y explicároslo. Las vacaciones, como a todos, geniales y cortas. Y mucho calor. Muuuucho. Mi amigo inseparable ha sido el abanico y la botella de agua. Tengo que decir que flaco favor a las curvas que ya de por sí tengo, el que me haya alimentado como una campeona durante este verano a base de helados. Bueno, no me han dejado, pero os aseguro que no hubiera tomado otra cosa.
Receta de guisantes con sepia
             

Receta de guisantes con sepia

Me encanta el verano, me encanta el calor y suelo ser friolera, así que las altas temperaturas suelo soportarlas bien (aunque alguna que otra queja también hay...). Pero este año... ay este año. Estamos inaugurando junio, las temperaturas todavía no han llegado a máximas por tierras barcelonesas, mi barriga todavía me permite verme los pies (y pintarme las uñas aunque me sorprenda a mi misma) y estoy viendo una cuesta interminables que durará los próximos 3 meses... 

  Mis tobillos a partir de las 15h, mutan como el hombre lobo y se convierten en unos desconocidos dos veces mayores de mis queridos tobillos conocidos y que podrían confundirse con los de un elefante. Por la noche ya duermo sin tapar. SIN TAPAR. Yo. La misma que hasta la fecha dormía en verano con un nórdico finito, pero nórdico al fin y al cabo con su fundita y todo. Ahora ya me sobra todo. Por ahora sigo soportando el camisón finito y espero seguir soportándolo porque: 1. No aguanto dormir con el aire acondicionado puesto. 2. Si duermo desnuda, con las proporciones que está cogiendo mi cuerpo, tengo miedo que #doninalterable acabe alterándose del susto al peguntarse de
Habas a la catalana {Nuevo proyecto}
Es muy difícil encontrar un tema sobre el que escribir el post cuando tu vida está dando un giro de 180º y tu mente se centra únicamente en una cosa. El nuevo proyecto, es un bebé (como habréis podido ver “hábilmente” con la foto de portada). Y es en lo que ha estado (y sigue estando) mi mente durante los últimos tres meses. Para el cigronet o bicho, como lo llamamos, todavía no hay nombre definido aunque seriamente me he planteado ponerle Garnacha si es niña y Tempranillo si es niño. Que dicen que el embarazo es la etapa más maravillosa del mundo para una mujer y yo doy gracias porque hasta ahora no sé lo que es una náusea, ni un mareo ni nada de nada. Lo máximo que he sentido es una sensación de resaca un par de días, con lo malo de la resaca y lo peor de no haber pasado una noche loca de desenfreno y alcohol. Durante estos meses he llegado a dudar en muchos momentos que dentro de mi hubiera una nueva vida,  porque sentir, lo que se dice sentir, nada de nada. Pero la confirmación del ginecólogo te deja bien claro que hay una habita ahí, en
Receta de Conejo al ajillo

Receta de Conejo al ajillo

Oye, oye, oye... Que sé que me diréis que soy una flipada y demás peeeeeeeeero, la primavera está a la vuelta de la esquinita. Palabra. Que los almendros ya están en flor, ya están las mimosas en pleno auge y.... ¡A las 18.00 todavía es super de día!  Después de las últimas novedades que por desgracia hemos sufrido en casa, necesito alegría, luz y mucha vida en mi día a día y mira, tener a la primavera enseñando la patita, es algo que me alegra y mucho. Para celebrarlo, un plato típico y tradicional que en casa gusta mucho: Conejo al ajillo. Un plato de esos que tienen que hacer chup-chup y que están mucho más ricos cuando los preparamos de un día para otro. Plato para mojar pan, para acabar comiendo con los dedos y una servilleta al lado para la gotita de aceite que siempre acaba de escapada por la barbilla. Indispensable acompañarlo con un buen vino tinto como el Valcortés Reserva de Maset del Lleó. Un delicia de acompañamiento durante la comida, después y especialmente durante, porque ya sabemos que como mejor se cocina
Recetas navideñas deliciosas y fáciles

Recetas navideñas deliciosas y fáciles

Parece increíble pero la Navidad está a la vuelta de la esquina. Ya hemos pasado el mega-puente de la Purísima, estrenado las pistas de esquí e inaugurado las luces navideñas y estamos ya en modo-on para realizar las compras de estas fechas. Pero si sois de los que tenéis mucho lío y queréis que os echen una mano en la cocina, aquí van diferentes propuestas para que luzcan en tu mesa con poco esfuerzo y mucho sabor. Y para ponerlo todavía más fácil si cabe, ya tienes el maridaje hecho y todo. Elige la o las propuestas que más te gustan o encajan para tus celebraciones y ve a ver la receta al detalle en el blog de Maset. Un plato de pescado que siempre va bien para las cenas de Nochebuena en las que no queremos platos demasiado contundentes. Aunque si estuviéramos en casa de mis padres sería el primero de 3 platos y 3 postres. (Aufff). De primero, de segundo o de único.
Butifarra con setas y ajo negro
¿Habéis probado el ajo negro? Reconozco que compré hace meses un saquito con varias cabezas y ahí se quedó en el cajón de las patatas y las cebollas esperando ansioso su momento. Y llegó el día. Una cabeza entera llorando por dejar su seco refugio y Gran Hermano particular junto con sus ya "hermanos" del cajón. Y oye, que le da un toque super especial a los platos y queda fantásticamente bien. El sabor es de ajo, obviamente, pero muy suave con matices dulzones y de regaliz. Si no te gusta el ajo, no te preocupes porque ni te enterarás. Sólo sabrás que el plato de siempre tiene un puntito interesante. Ahora que ya ha empezado el frío, que empiezan a apetecer platos más contundentes y que además las setas ya están emergiendo de sus escondites, es el momento perfecto para preparar esta receta: Butifarra con setas y ajo negro. Solamente necesitas productos de buena calidad (a tener en cuenta las butifarras de Xarcuteries Margarit), un poco de paciencia y mucho amor. Si además acompañas este plato con un buen vino como el Castillo Urtrau con el que
Magret de pato a la miel
El verano ya ha llegado a su fin y el otoño empieza a notarse. Decimos adiós a las sandalias y chaquetitas finas y damos la bienvenida a esos zapatos de entretiempo que utilizamos cuatro semanas al año: justo cuando hace demasiado calor para llevar botas pero frío para las sandalias (y al revés cuando llega el verano). Es en este tiempo cuando por la calle ves los festivales de ropa de verano e invierno mezclados y lo entiendes perfectamente. Depende de la hora a la que sales y llegas a casa irás vestido de una forma y con más o menos capas cebolletas. Con los primeros fresquitos no solamente hacemos el cambio de armario sino también de costumbre culinarias. Las paellas en la playa y los gazpachos, dejan paso a platos más contundentes como los guisos y los mojitos y vinos blancos fresquitos los sustituimos por bebidas con más cuerpo como algunos de los grandes vinos tintos españoles que por suerte podemos disfrutar aquí a buen precio. Hoy os traigo uno de esos platos que apetecen más preparar en esta época del año: magret de pato a la miel. El magret al pato, es la pechuga al pollo.
Suquet de mejillones
Pues ya estamos de vuelta a la rutina y a la normalidad. A desayunar a horas habituales y a no hacer el vermutillo cada día. En las vacaciones, ya se sabe... Nos dejamos llevar. No decimos a nada que no, nos volvemos más holgazanes en la cocina y picoteamos todo el día. Que si: - El desayuno buffet del hotel (hay alguien que no se vuelva loco el primer día?). - El segundo desayuno a media mañana (para matar el gusanillo). - El vermutillo (porque es verano y claro, quién va a decir que no a unas olivitas y unas chips). - La comida (aquí nos comportamos y decimos que vamos a comer sano con una ensaladita -si lleva verde es ensalada por mucho queso y bacon que le echemos- y un pescadito a la plancha. El postre es otra cosa). - La merienda, porque claro... Después de la siesta de 2h, uno se levanta con hambre. - La cervecita antes de cenar, que suele ir acompañada por algo para picar. - La cena... ligerita eso sí, que hay que dejar sitio para el postre y los gintonics de después. Total, que al final, nos ponemos como nos ponemos. Pues mis vacaciones no han sido para nada así
Tacos de lubina
¡Que ya ha empezado junio!  Y yo con estos pelos y las sandalias en el armario todavía... A ver si empieza a hacer buen tiempo y a subir las temperaturas (un poco, no me echéis la bronca) que tengo ganas de campar plácidamente por la piscina cual cachalote panza arriba.  A mi junio me da ya en la nariz de veranito, de terraceo, de pies en la arena, de parrandas al aire libre, de mar y de vacaciones. En este mes se me llena la cabeza de ideas, de planes y de nuevos proyectos que cojo con fuerza durante una semana y a la siguiente, como agua evaporada, se transforman y fluyen para dejar paso a otros más llamativos simplemente por la novedad del recién llegado. Es lo que tiene la novedad... aunque quizá peor que la idea actual, hace que te mantengas despierto y con mariposillas en el estómago, y eso, nos gusta a todos.   Pues el mes de junio es como una explosión. Es el inicio de una libreta en blanco para los planes del verano, esa estación de la que volví a enamorarme el año pasado.  Para darle la bienvenida, os traigo la receta que fue publicada
Pollo relleno con salsa de membrillo
¿Veíais la serie Cinco Hermanos? Era una serie tipo culebrón de una familia donde el padre muere y deja a la mujer y los hijos (5, efectivamente) con deudas, una casaza y hasta una amante.  Era una serie muy guay, o al menos a mi me gustaba mucho, entre otras cosas porque entre los hermanos se respiraba una unión especial, siempre para lo bueno y lo malo y claro, con muchos problemas por en medio. Pero eso sí, siempre había una copa de vino por medio y  comida-cena en la fantástica cocina que va con la casaza o en el jardín con lucecitas monirrísimas.  En uno de los episodios hacían una paella en una perola enorme, tipo donde se hace un buen cocido. Os podéis imaginar cómo saldría la paella (por no decir de los chillidos que se oirían desde Valencia). En fin, que quitando este "pequeño" detalle (que por cierto, ya podían haber preguntado al chef José Andrés que lo tienen cerquita...), me imagino una comida familiar con muchos niños, muchos hermanos y un gran pollo o pavo relleno como este para compartir entre diferentes guarniciones y mucho
Caballa en escabeche
Los que me seguís desde hace tiempo y los que me conocéis en persona, sabéis lo que me gusta la primavera. Es mi estación del año favorita, porque significa renacer, nuevas oportunidades, rehacerse y volver a inventarse.  Todo se renueva, crece y florece en primavera. De hecho, el nombre de Bloom (mi agencia de marketing) viene precisamente de eso: de florecer y hacer crecer, en este caso, proyectos. Y ya se sabe que "la primavera la sangre altera"... No hay más que darse una vuelta cualquier tarde de buen tiempo por el parque de Diagonal Mar para darte cuenta que la unión de adolescencia + primavera hace que las hormonas vayan mucho más que revolucionadas. En primavera empieza a apetecer salir, hacer planes fuera, disfrutar de la buena compañía en una terraza, pasear... Ya sabéis. Siempre he dicho que el día es un ensayo de la noche y la primavera, es un ensayo de lo que será el verano. Para ir haciendo boca, este año ha empezado por todo lo alto con la Semana Santa en pleno apogeo. Nosotros disfrutamos de unos días de roadtrip por Valencia. Me encantó todo lo que vimos y por supuesto lo
Bacalao confitado con guisantes y jamón
¿Os dais cuenta de que muchas de mis recetas llevan jamón? Ups... Para ejemplo, podéis ver esta pizza de jamón, rúcula, manzana y queso azul, o esta ensalada de espárragos, mozzarella, jamón y tomate o estas patatas rellenas de queso azul que culminan con un crujiente de jamón. Y es que el jamón me encanta. Y ya que estamos en plan sincreridad "on", el queso también. Ya veis que esas recetas, el queso es protagonista también.  El otro día mientras paseaba con Buck pensaba en la cantidad de veces que me han preguntado cuál es mi plato preferido. La verdad es que siempre me quedo en blanco. Me gusta un buen pescado a la brasa con un chorrito de aceite, de limón y sal. Me gusta un chuletón vuelta y vuelta con AOVE y sal en escamas. Me gusta el risotto, el salmorejo, la zarzuela de pescados, las alitas de pollo, ... No sé, me gusta casi todo, así que es siempre me quedo con cara de tonta y prefiero decir lo que no me gusta, que acabo antes: la bechamel, los huevos fritos y el foie (los
Albóndigas de pollo y pavo
Domingo, en mi nevera un carré de cordero con una pinta espectacular. Por fin había conseguido (y acordado, porque a veces, cuando te acuerdas no encuentras y al revés), un carré de cordero entero, sin cortar y con bastante chicha. La idea era hacer el carré con la carne enrolladita con romero y ceps al Pedro Ximénez.  Para eso, tenía (sí, hablo en pasado), que cortar en carré en trozos de 3-4 costillas, eliminar la grasa y limpiar las costillas de forma que queden limpitas y la parte de carne quede entera sujeta solamente por la parte inferior para poder hacer el rollito sin problema. Paso 1: eliminar la grasa. Perfecto. (Bueno, perfecto no, pero aceptable). Paso 2: Cortar las costillas de 3 en 3. Bien. Paso 3: limpiar los palitos y retirar la carne en una pieza. Horror. Vale que yo tengo poca paciencia pero el resultado han sido una costillitas, muy monas pero costillitas de toda la vida. Nada de super carré de cordero al Pedro Ximénez que me iba a marcar. Serviré el Pedro Ximénez con el postre. Y con las costillas, all i oli, que tampoco está tan mal. Pero vamos, que de un almuerzo pre-navideño, hemos pasado a una barbacoa
Tartaleta de coles de bruselas
Puaj! Eso es lo que decía yo cuando me ponían delante un plato de coles de bruselas. Pero lo que tienen la edad y el gusto por la comida... (y el hambre). Después de probarlas un día rehogadas con jamón y ajo doradito, ya no he vuelto a decir "Puaj!". Ahora, esto, se lo dejo a quien me acompaña o quién tiene que sufrir sus olores en la oficina cuando las llevo de almuerzo. Pero a mi me encantan, oye. Hace tiempo las preparé para el magazine con crema de gorgonzola y esta vez, dándole una vuelta más, en tartaleta con la misma crema y con jamón crujientito por encima que le da un toque más que apetecible. Al estar preparado sobre una tartaleta de masa brisa, además de servir ya el plato individualmente y algo más "mono", hace que a los peques les entre más los ojos y se lo coman con más ganas (dentro de adversión propia de los peques hacia cualquier cosa de tres letras que empiece por C y acabe por L). Esta semana he colaborado con Perfecto4u, una web dedicada a los regalos personalizados. Según
Conejo al chocolate
Cada vez que entro en blogs internacionales, ojeo libros de cocina y miro Instagram, estoy a punto de entrar en depresión.  Parece que fuera de nuestras fronteras todo el mundo tiene casas de ensueño, cocinas que parecen sacadas de una revista y donde parece que nadie haya cocinado nunca, un jardín que es la envidia de Versalles y una familia que ríete tú de Brad y Angelina. Niños guapos, sonrientes, que comen de todo, que nunca tienen una pataleta y que adoran a sus padres y al golden retriever que duerme a sus pies cual angelito. Lo único que tengo yo en común es el golden retriever, pero eso sí, con sus babas y pelos.  Decidme que Giada de Laurentis es real. Y que come lo que cocina. Hace unas semanas Essena O'Neill denunciaba a través de su cuenta de Instagram que la vida real no era la que había estado colgando en la red social. Días después ha eliminado su cuenta, así que no podéis ver sus actualizaciones de fotos antiguas donde reconocía en muchas ocasiones que la pose tan natural y fresca era obra de horas de maquillaje, de pasar frío y
Filete con patatas y champis
Os contaré un secreto... Los últimos meses han sido una auténtica locura. Me fui de vacaciones (podéis imaginaros mi cara sonriente justo aquí), llena de nervios, estrés y preguntándome qué camino quería seguir con mi vida. No porque fuera infeliz o porque hubiera sufrido algún cambio, no. Adoro mi vida, pero estaba saturada. Tan saturada que sin pensarlo me fui con seis extraños a recorrer la costa croata en un velerito de 14m, una expecie de Gran Hermano en metros reducidos.  (Si os preguntáis cómo fue la experiencia, podéis echar un ojo aquí). En Bloom teníamos muchísimo trabajo (no hay suficiente agradecimiento en el mundo) y la fotografía gastronómica (donde se incluye:  trabajos, talleres, web, blog, redes sociales + cocinar) se me hizo un mundo. Sentía que no tenía vida.     Pero entonces llegaron las vacaciones, el descanso de la cámara, los fogones apagados, la eliminación de obligaciones y la distancia para ver el bosque desde lo alto y no entre las ramas que se te meten en los ojos y te dejan las piernas arañadas. Esa desconexión me sentó de maravilla. Ahora que lo pienso, cada vez que me he sentido perdida, me he ido
Longaniza de Graus con patatas y manzana
Cuando te juntas con buena gente, sólo pueden salir cosas buenas.  El pasado 3 de octubre, nos juntamos un grupo de amigos bloggers en Zaragoza para pasar un par de días disfrutando de esa fantástica ciudad, ponernos al día y como es de esperar, comer y beber productos de la tierra. Aquí podréis ver el resumen de Neus Martí que he compartí en facebook porque yo no podría haberlo resumido mejor. Como siempre, en todas las explicaciones o resúmenes faltan las mil anécdotas que nos ocurrieron, desde el momento cotorras en el AVE que casi nos pasamos de estación hasta el momento Ángel "haz con este cuerpo lo que quieras" pasando por la espontánea que no "pinta un ocho", ... Un millón de anécdotas que por fin hoy, más de una semana después puedo explicar con pelos y señales, porque señores, aquí la menda lerenda, camino a Zaragoza se quedó sin voz. Sí, sí, sin voz. Todo el viernes y el sábado calladita. Sin decir ni mu. ¿Os lo podéis imaginar? Es como tener un jamón delante tuyo y no poder un trocito. Nada. Niente. Nein. Ni una palabra salía de mi boca por más que pudiera. La
Hamburguesas Sandra Lejarza
Cuando era pequeña decir que te ibas a comer una hamburguesa significaba que ibas al McDonald's de turno y te ponías las botas (tú y tu colesterol) hasta caer rendido. Desde hace unos años, se ha desvinculado totalmente el comer hamburguesas con la comida basura. Y menos mal, porque los amantes de los bocadillos matamos por una buena hamburguesa con todos sus aderezos y condimentos.   Hace unas semanas conocí el trabajo de Sandra Lejarza, una emprendedora como la copa de un pino que cría su propio ganado y además de comercializar diferentes tipos de carne, elabora unas hamburguesas que merecen ser llamadas de USTED.  Claro que viendo el mimo que pone en el cuidado del ganado cridado en Lemoa (Bizkaia) y el amor en la elaboración de sus productos, no es para menos. La carne es jugosa sin llegar a ser grasienta, tierna y se deshace en la boca. Yo las hice cruditas por dentro, como me gustan y la verdad es que son una auténtica delicia. Así que ya sabéis. Si queréis unas hamburguesas de calidad, tened en cuenta a Sandra. Si os ponéis en contacto con ella, os hace llegar el producto a cualquier punto de
Tilapia con pesto verde
  ¿Por qué cuando tienes que pasar el día en la oficina trabajando y no chapoteando y debajo de un cocotero con un mojito hace un sol radiante y cuando tienes el cocotero y el mojito preparados, el cielo se encapota? ¿Por qué? Murphy se podía un poquito a tomar por saco, no? Que sí, que cuando se te cae la tostada será por el lado de la mantequilla, que si llueve justo cuando has limpiado el coche y que el metro se para justo el día que tienes más prisa, .... ¿pero lo del tiempo? Bueno, por un lado estoy contenta porque tampoco ha sido tan malo. Recuerdo el mes de julio del año pasado que lo pasamos con lluvias. El mes de junio caluroso ni existió y empezó el calor a finales de agosto, justo los 15 días básicos de verano, como premio de consolación. Aquí, podéis ver mi desesperación el año pasado. Julio, para ser más exactos. Pero bueno, a grandes males, grandes remedios y a una le hace falta poco para divertirse y pasarlo en grande. Básicamente una botella de vino y buena compañía, así que... Para rematarlo un plato ideal para el verano, que
Ossobuco de mojar pan
  Mañana por la noche llega la primavera y para darnos la bienvenida viene con lluvia por estas tierras. Jolines. Supongo que a todo el mundo le pasa igual, pero a mi cuando llueve y está gris, solamente me apetece estar en casa con una buena peli, la manta y una buena copa de vino. La nostalgia de apodera de mi cuerpo y me quedo en modo "stand by" hasta que soy consciente que el pichurro tiene que salir a la calle. Entonces, uniforme perruno de lluvia (= homeless), me lanzo a la calle. No me gustan mucho los paraguas, así que voy con una gorra. Al menos si no hay viento voy más cómoda, porque con el perro en una mano y recoger "cositas", el paraguas sobra. Para él la actividad empieza justo en el momento en que ve los primeros charcos. Es así de majo.  En fin, que si sois como yo y vais a medio hibernar este fin de semana os traigo un Ossobuco para mojar pan.  Es uno de esos platos de los de hacer la siesta después. Y la siesta como a mi me gusta: en el sofá y con una peli mala de fondo (de esas de "basado
Salmón de invierno
Soy una amante de las chuches, de todas, pero de pequeña, además de los caramelos de nata, me encantaban las bolitas de anís.  Ahora que soy más mayor, (poquito más), me siguen encantando y me tomaría una copita de anís de vez en cuando. Pero claro, en anisete y el glamour está un poco reñido, ya se sabe que ahora se llevan los Gin-Tonics con los ingredientes de una ensalada dentro.  En fin, que el día que descubrí el hinojo con su sabor anisado y sus cualidades, fui feliz.  Entre otras cosas el hinojo es fantástico para mejorar la digestión, reducir el colesterol, tiene propiedades antioxidantes y además, reduce el apetito. A mi la verdad es que con el sabor que tiene, ya me había enamorado. Uno de los ingredientes estrella del Salmón de Invierno, además del salmón, es el hinojo. La combinación con el pescado y la salsa de soja es espectacular. Si tenéis oportunidad, probadlo. No os defraudará. La receta completa la podéis ver en la pág. 39 del Magazine de Invierno. Podéis verla aquí. Espero que os guste. ¡Disfrutad de la
Canelones de ricota con crema de foie
  Con los canelones pasa como con las croquetas: "Los de mi madre son mejores".  Cuántas discusiones y cuantos tuppers de ida y vuelta habrán provocado estas palabras... Pues yo lo siento, quiero mucho a mi madre pero no recuerdo sus croquetas y no me gustan sus canelones. Ojo, que a mi hermana y al sobri les encantan! A mi es que la bechamel, como que no... Que no me va, vamos. No me gusta demasiado su textura ni su sabor. Na' de na'. Pero, fíjate que encontré la solución y no solamente encontré una forma de tomarlos de forma que se me haga la boca agua... ¡Por ahora ya van dos! Decidme si no, la buena pinta que tienen estos Canelones de carrilleras con crema de setas. Además de la presentación, diferente, estaban de vicio. Super jugosos... Pero os recuerdo la segunda opción: Canelones de ricota con crema de foie. Una propuesta algo más ligera e igualmente buena. Así que los canelones de mi madre no, pero los míos... Los mejores! Eso sí, sin bechamel. Podéis ver el detalle de la receta en la Leer más
Lenguado a la Meuniere
  Hay platos que hay que llamarlos de USTED.  Quizá algunos digan que son viejunos, pero a lo Mikel Iturriaga los defiendo y protejo porque estos platos son los de nuestras abuelas y los que hicieron de nuestras cocinas lo que son ahora. Qué sería de nosotros sin los langostinos con gabardina, de los dátiles con faja de bacon, el melón con jamón o los socorridos y deliciosos macarrones con chorizo... Pues este plato es un poquitín más sofisticado y pelín menos económico para los bolsillos tal y como está el precio del lenguado (y más si es salvaje...), pero bueno, si queremos rascarnos un poco el bolsillo, el plato es perfecto para celebraciones o cenas románticas. Y si no nos queremos rascar demasiado el bolsillo, pues podemos hacer lo mismo con un gallo que es parecido y mejor de precio. Este lenguado a la Meuniere es bien fácil de preparar y necesitas tan solo unos minutos para hacerlo, lo único es que no podéis prepararlo con antelación porque el pescado perdería parte de su jugosidad y fastidiamos el plato. Lo que sí podemos tener hechas son las patatas de guarnición. Una cosa a tener en cuenta, no seáis
Receta de pollo con níscalos

Hasta hace poco en la aldea donde viven mis padres el 50% de su tiempo no se comían setas. De hecho, tampoco se comen muchas alcachofas. Cuando fui hace unos meses, mi madre me encargó algunas para poder hacerlas para mi hermana, que es fan.

Pero volviendo a las setas. Mira que hay bosques y humedad, pues nada, que nadie se iba de paseo para recoger setas hasta hace un par de años. Y claro, mi madre se ha hecho semi-experta y desde septiembre hasta noviembre que es cuando vienen de nuevo a Barcelona, sale cada día a ver qué encuentra. Y como el que busca, encuentra, ella siempre lleva a casa algunas setillas bien majas. 

El primer año que se lanzó al mundo micológico, como eran los inicios para todos, llegaba a casa con cestas y cestas llenas. Una delicia. Después las confitaba y envasaba para tener durante todo el año. Ahora, que el tema ya se ha hecho más popular, sigue teniendo excedente, pero no como para alimentar a toda la familia durante dos años como al inicio.

La receta de pollo con níscalos es típica

Página 1 de 41234
Top