Archivo del blog

Ajoblanco con judías

Ajoblanco con judías

¿Por qué las mujeres somos unas brujas? Estoy generalizando, sí, pero desde que estoy embarazada he tenido muchos momentos de flipar en colorinchis. De hecho, he flipado tanto que hasta creo haber visto algún unicornio con las crines de colores. En serio. Es posible que algunas mujeres, simplemente por el hecho de ser mujeres y de quizá haber pasado por un embarazo, se crean con el derecho de juzgar, comentar, aconsejar y opinar sin que tú lo hayas pedido?

Que yo sigo agradeciendo consejos y me encanta escuchar vivencias de embarazos  partos de otras mujeres porque creo que todo es información y oye, en una experiencia así, totalmente desconocida, para mi es un plus.

Pero eso es una cosa y otra muuuuuy distinta es lo que he tenido que escuchar: - ¿Y ha sido buscado?  Cara de idiota la mía porque creo que a nadie le interesa si lo ha sido o no. De hecho, creo que es una cosa mía y de mi pareja y además, tampoco creo que esa información sea relevante para ti más allá de puro cotilleo. Ahora hago una intro: es niño, se llamará Iago, ha sido buscado y muy deseado y si todo sale
Receta de guisantes con sepia
             

Receta de guisantes con sepia

Me encanta el verano, me encanta el calor y suelo ser friolera, así que las altas temperaturas suelo soportarlas bien (aunque alguna que otra queja también hay...). Pero este año... ay este año. Estamos inaugurando junio, las temperaturas todavía no han llegado a máximas por tierras barcelonesas, mi barriga todavía me permite verme los pies (y pintarme las uñas aunque me sorprenda a mi misma) y estoy viendo una cuesta interminables que durará los próximos 3 meses... 

  Mis tobillos a partir de las 15h, mutan como el hombre lobo y se convierten en unos desconocidos dos veces mayores de mis queridos tobillos conocidos y que podrían confundirse con los de un elefante. Por la noche ya duermo sin tapar. SIN TAPAR. Yo. La misma que hasta la fecha dormía en verano con un nórdico finito, pero nórdico al fin y al cabo con su fundita y todo. Ahora ya me sobra todo. Por ahora sigo soportando el camisón finito y espero seguir soportándolo porque: 1. No aguanto dormir con el aire acondicionado puesto. 2. Si duermo desnuda, con las proporciones que está cogiendo mi cuerpo, tengo miedo que #doninalterable acabe alterándose del susto al peguntarse de
Coles de bruselas con bacon

Esas pequeñas cosas...

- Ver el primer almendro florido. - Comer el último bocado del cono de helado. - Dormir con sábanas recién limpias. - Oír esa canción que te llena de recuerdos. - Despertar y darte cuenta que es festivo. - Acariciar a tu mascota. - Tomar agua fresca cuando mueres de sed. - Bostezar. - Pisar la dichondra con los pies descalzos. - Disfrutar de un atardecer en silencio. - Oír a tu hijo reír. - El aroma a galletas que inunda la casa. - Mojar tus pies en el agua del mar. - Oler esa fragancia que te lleva a ese momento especial. - Pedir un deseo cuando soplas las velas. - Oír romper las olas. - El primer día en el que te das cuenta que a las 18h es de día. - Un abrazo en el que las respiraciones se acompasan. - Oír a los pájaros cantar en libertad. - Darte cuenta que estás vivo. __________

Coles de bruselas con bacon

Ingredientes: - 12 coles de bruselas - 12 lonchas bacon - 200 gr queso azul - 200 ml nata cocinar - Tomillo - Pimienta - Aceite girasol Elaboración Hacer la salsa de queso azul desmenuzando el queso en un cazo e incorporando la nata. Cocinar a fuego suave hasta que el queso quede deshecho. Echar un poco de
Cómo hacer melva en conserva en casa

Cómo hacer melva en conserva en casa

Sueño con tener una masía en el campo (pero cerca de la playa) donde poder tener churrumbeles correteando alegremente en el jardín, entre los perros que también se unen al juego mientras se esconden detrás de los árboles frutales. Mientras, yo estaré en la cocina, tradicional, de fuego pero actual con una isla central y un gran ventanal que dará al porche y al jardín donde veré a mi marido y los churrumbeles corretear y ensuciarse sin yo enfadarme mientras hago pasteles, mermeladas y melva en conserva admirando a mi familia. La estampa no me digáis que no es idílica. Perfecta. Para portada de facebook, vamos. La realidad aunque haya un masía es que ésta se caerá a pedazos y cuando no haya que arreglar una cosa será otra, los churrumbeles serán adorables pero estarán todo día moqueando como su madre y aquí la menda se pondrá negra cuando vengan con los pantalones recién limpios, negros como una castaña por haber estado haciendo el mongo en el jardín, que no será verdito y sin bichos, si no verdito, con bichos y zonas embarradas donde lógicamente irán a parar allí, los perros y los niños con
Gazpacho de sandía
No quiero que se acabe el verano... Quiero seguir yendo en tirantes y pantalón corto... Tomar mojitos a orillas del mar... Ponerme chancletas y oír el repicar de las flip-flops por la acera... Irme a dormir tarde porque la velada en la terraza se ha alargado... Sentir cosquillas al enterrar los pies en la arena... Dormir ligera de ropa con una sábana fina por encima... Disfrutar de los paseos con luz solar al acabar de trabajar... Bailar descalza sobre tarimas de madera... Navegar y disfrutar del sol y la sal... Tomar paellas mientras la brisa te refresca... ... Mientras aprovechamos los últimos días de verano, os dejo con una receta de las básicas del buen tiempo: Gazpacho de sandía. Delicioso. ¡Feliz semana! ----- Ingredientes: - Media sandía sin pepitas - 1 pimiento verde - 5 tomates maduros - 1 diente de ajo - Vinagre de jerez - Sal - Pimienta Elaboración: Cortar la sandía a trozos pequeños dejando un trozo para decorar y revisar que no tenga pepitas. Introducir en un vaso americano (o en un recipiente grande). Cortar los tomates a trozos, el ajo y el pimiento e introducir en el mismo recipiente. Triturar con la batidora. Añadir un chorrito de aceite virgen extra, pimienta y sal y vinagre de jerez al gusto. Si han quedado grumos y queréis quitarlos, pasar por un
Crumble salada de tomates
  Por fin las temperaturas han subido y la primavera se siente... Mi estación preferida asoma la cabeza y espero que sea para quedarse. Así que le doy la bienvenida con este Crumble salado de tomates y queso de cabra que está para chuparse los dedos y con las 15 cosas que me gustan de la primavera. A ver si coincidimos en alguna...   - Al despertar ya es de día, pero lo mejor es que cuando vuelves a casa, todavía lo es! - Todavía no hace ese calor sofocante y los días en los que hace sol pero no calor, son los mejores. - El contraste del cielo azul intenso y el verde de los árboles te hace transportarte al paraíso. - Apetece dar largos paseos aunque lleves a un perro vago y cabezota arrastrado medio camino (aquí el cabezota de Buck, al que le gusta mucho hacer la croqueta pero no le gusta demasiado mover el culo). - Tienes la excusa perfecta para vermutear sin parar (este pasado fin de semana largo, visitamos un lugar emblemático por día... La Pubilla de Taulat, Quimet Quimet y la
Vieiras con panceta y guisantes
  Pues muy baratas las vieiras, no están. No nos engañemos... Menos aún si las queremos frescas con su conchita y todo. Pero claro, un caprichin de vez en cuando no sienta mal, ¿verdad? Los guisantes están en su mejor temporada y podéis encontrarlos a buen precio y en vainas, con lo que si además de hacer un plato rico, queréis hacer algunas fotos y pasar un rato desgranándolos (en compañía), eso que os lleváis. Para mi, no tienen comparación los guisantes congelados (que no están mal, ojo) y los guisantes frescos. La textura y el dulzor que tienen los frescos, es muy superior. De unos años a ahora las vieiras se han convertido en un majar y un básico en las cartas de los restaurantes. No hay chef que no incorpore a la carta un plato con ellas. Que si con espuma de no se qué, con parmentier, en arroz, ... Una delicia de cualquier manera, eso sí.   En este caso, de forma muy simple. A la plancha, con unos guisantes frescos salteados y unas lonchas de panceta para que se vayan fundiendo poco a poco y le de un punto de contraste. ¿Se necesita algo más? Es curioso como algunos ingredientes han
Sopa de ajo
Yo que soy poco amiga del frío, este invierno ha sido de mis favoritos.  Los días justos de frío y días con cielos azules que hacen que te den ganas de subir a pintarlos. Sé que no es natural y que el invierno debería ser frío y con nieve, pero parece que poco a poco  los inviernos gélidos de esos que tanto gustan a Piqueras, van a ir desapareciendo paulatinamente y gracias al calentamiento global y el Niño. Pero como una, aunque estuviera encantada con el buen tiempo es adicta a pasarlo bien aunque se congele, hace un par de fines de semana, Olga y yo, nos fuimos a visitar Copenhague, y ya de paso a saber en propias carnes lo que es que el frío se te meta dentro. Copenhague es una ciudad preciosa, que ves en pocos días y que puedes hacer caminando sin problema. Muy parecida a Amsterdam, con el mismo encanto pero sin barrio Rojo aunque queda compensado por Christinania, una comunidad hippie de lo más curiosa. Lo que más nos llamó la atención fue lo cuquis que son todos los restaurantes. No había ni uno que tuviera en sus mesas
Crema de verduras sin patata
Después de 3 años de soltería he llegado a la conclusión de que el mejor amigo para un soltero cocinillas es: un congelador grande.  A ver, que ser soltero es muy guay. Pero el momento compra y cocina se complica un poco y más si tienes un blog de cocina. Comprar un único yogur para saber si te gusta la nueva textura o nuevo sabor es imposible. Ahora los bricks de gazpacho, salmorejo y caldos van de dos en dos y las pechugas de pollo en packs familiares.   Menos mal que se supone que cada vez hay más familias monoparentales y más singles. Creo que el sector de la alimentación no se ha dado cuenta. O simplemente, pasan de todo y nos encasquetan los packs indivisibles y ahorro por todo el morro. Pero yo me pregunto... ¿Dónde está el pack ahorro de una bolsa de patatas maxi si a la semana tienes que tirarla porque se ha quedado rancia?  La verdad es que yo tengo suerte por dos cosas:  1. Tengo una envasadora al vacío que además de envasar sella las bolsas de frutos secos, patatas y demás haciendo que todo se conserve el doble de tiempo. 2. Tengo un perro que es
Tartaleta de coles de bruselas
Puaj! Eso es lo que decía yo cuando me ponían delante un plato de coles de bruselas. Pero lo que tienen la edad y el gusto por la comida... (y el hambre). Después de probarlas un día rehogadas con jamón y ajo doradito, ya no he vuelto a decir "Puaj!". Ahora, esto, se lo dejo a quien me acompaña o quién tiene que sufrir sus olores en la oficina cuando las llevo de almuerzo. Pero a mi me encantan, oye. Hace tiempo las preparé para el magazine con crema de gorgonzola y esta vez, dándole una vuelta más, en tartaleta con la misma crema y con jamón crujientito por encima que le da un toque más que apetecible. Al estar preparado sobre una tartaleta de masa brisa, además de servir ya el plato individualmente y algo más "mono", hace que a los peques les entre más los ojos y se lo coman con más ganas (dentro de adversión propia de los peques hacia cualquier cosa de tres letras que empiece por C y acabe por L). Esta semana he colaborado con Perfecto4u, una web dedicada a los regalos personalizados. Según
Crema de calabaza y manzana con curry
Querido otoño, Llegaste en el momento justo; en el momento en que me despedí del verano como se merecía. Aterrizaste haciéndote notar con una gripe que todavía recuerdo, entre otras cosas, por la afonía que me acompañó durante todo un fin de semana. No eres mi estación favorita. Ya sabes que prefiero la alegría de la primavera o el desparpajo de tu antecesor, el verano, aún y así, cada año te doy la bienvenida a regañadientes pero con los brazos abiertos, sabiendo, en el fondo de mi corazoncito, que sin ti, la primavera no sería lo mismo.   Eres melancólico, húmedo y nostálgico. Eres de calabazas, castañas y granadas. Eres naranja, amarillo y marrón. Eres de chocolate caliente y melindros. Eres de atardeceres rojizos. Eres de panes y galletas. Eres de bufanda y botas de agua. Eres de azúcar avainillado y canela. Eres de tardes de café y libro. Eres de vino y queso. Eres de aroma a mantequilla y harina. Eres de noches de manta y peli. Eres de lluvia a través del cristal. Eres la estación de la renovación. La estación del orden, de las prioridades, del reposo, la calma y la paz. Del sosiego, de la distancia y del descanso. Eres la estación del equilibro. Y yo al final, dejo de resistirme y
Ensalada de tomates morados y bacalao
¿Sabéis esas semanas chulas? Pues la semana pasada fue guay del paraguay.  Hizo buen tiempo, los días de trabajo fueron intensos pero no agobiantes, no hubo sorpresas de esas que te chafan el día, el jardinero del parque no me echó la bronca por lleva a Buck suelto y el pichurro además de no ponerse enfermo como la semana anterior, tampoco chapoteó en ningún charquito asqueroso. Por el contrario, he presentado la declaracion de la Renta y me devuelven dinerito, he quedado con gente estupenda, me reído muchísimo, he reservado las vacaciones y encima me he reencontrado con un gran amigo que hacía años (todavía no entiendo por qué) no nos veíamos. Y lo mejor de todo es que ha sido como si todos estos años no hubieran pasado. Total, que estoy más feliz que una perdiz. Y estos momentos hay que aprovecharlos al máximo, que ya se sabe que ni las buenas, ni las malas temporadas duran para siempre. Y para celebrarlo, una ensaladita que para esta temporada del año va que ni pintada: Ensalada de tomates morados y bacalao con vinagreta de pimentón. Rico, rico. Hace ya un tiempo os enseñaba los tomates morados en forma de
Ensalada de cítricos con crujiente de muesli
  En Barcelona cuando llueve, el circo sale a la calle.  Y no es que de repente caiga un chaparrón sin previo aviso, no. Los meteorólogos lo avisan, nos dicen que no hagamos coladas, que dejemos la moto y que llevemos el paraguas todo el día. Pero nada, nosotros nos lanzamos a la aventura, así, sin red y salimos a la calle con sandalias, sin paraguas y en moto. Y claro, las estampas que se ven son dignas de fotografiar. Mujeres dando saltitos y tapándose las mechas plachadas con el bolso.  Señores con bolsas de basura industriales a modo de chubasquero. Runner que se flipan con el agua mojándoles las zapatillas de 250€.  Señoras con bolsas del Caprabo en la cabeza.  Y chicas como yo, en moto, con sandalias de tacón y traje de lluvia (lo que viene siendo un traje  pantalón de plástico 5 tallas más grande), por aquello de ir "arreglá pero informal".    Un desastre oye. Adiós cabello liso y hola pelocho. Es lo que tiene la primavera, una de cal y otra de arena. Eso sí, las ganas de solecito, de terrazas y platos frescos no nos lo quita nadie! Y para quitarnos el gusanillo, una ensalada de cítricos con crujiente de muesli que está increíble
Mejillones al curry
El otro día os comentaba lo relajante y tranquilizadores que son mis fines de semana de sol y playa. Estar soltera y sin más retoños que un pichurro peludo, es toda una ventaja en estos casos. Ir a la playa es de lo más complicado cuando tienes churrumbeles y necesitas llevarte media casa a cuestas para que no falte de nada entre chapoteo y castillos de arena. Que si los bocatas, los zumos y el agua. Algún tentenpie o alguna fruta tampoco está de más. La bolsa con las palas, los cubos y las pelotas. Las palas. Un bañador de recambio. Las cremas solares. Gorras, gafas de sol, etc. etc. etc. Es un no parar. Y no solamente eso, si no que además, la puesta en escena y el mantener a los retoños a salvo, ya es la bomba. Yo no sé como las mamis no os quedáis en casa. A mi me daría un pasmo. Os admiro un montón.  Pero la cosa mejora mucho si cuando llegas, te está esperando un plato de mejillones al curry como los que os traigo, con su salsita y sus patatitas. La receta la podéis ver en el Magazine, en
Tartaleta de tomates y queso de cabra
Esos fines de semana en los que no haces absolutamente N-A-D-A.  Esos findes son guais. Llegas al lunes con una sonrisa de felicidad que no te cabe en la cara.  Adoro levantarme tarde, dar un paseo sin prisas por el parque, desayunar tranquilamente y empezar la actividad decidiendo si bajo a la piscina o camino un poco más para ir a la playa. Ya os aseguro que el fin de semana, gana la piscina para evitarme la superpoblación que parece que tienen las playas de Barcelona estos días. A partir de ahí, todo es relax, lectura y chapoteos. ¿Qué más se puede pedir? Parece que últimamente solamente hago recetas con tomates pero es que después de esta Ensalada con queso de cabra y panko me habían sobrado algunos tomates y queso de cabra, así que no había otra opción más que preparar algo rico, rápido y sabroso. La verdad es que esta tartaleta de tomates y queso de cabra es de lo más fácil y simplona, pero la combinación del queso con los tomates, la albahaca y el hojaldre es una combinación ganadora y super rica. Para quitarle un poco de la acidez a los tomates, añadí un chorrito de sirope
Ensalada de queso de cabra y panko
Después de una semanita en la que casi volvemos al otoño, por fin ha vuelto a salir el sol con unas temperaturas de lo más agradables. De esas en las que la chaqueta no te falta al a sombra pero puedes estar tranquilamente en una terracita al sol en tirantes. ¡Cómo me gusta!  Y encima el fin de semana se han vuelto sin quererlo, de lo más entretenido, oye. Si es que hay veces que las cosas no planeadas, son las mejores aunque te lleves sorpresas que te dejen con la boca abierta durante dos días. Para estos días en los que el cielo está azul y los colores brillan con todo su esplendor nada como una ensalada fresca y super super rica.  Hace tiempo que el queso de cabra se incorporó a nuestras vidas como protagonista principal de todas las ensaladas. Que levante la mano quien no haya pedido un millón de veces una ensalada de queso de cabra en un restaurante. Sabes que es una apuesta segura. O como mínimo, lo sabías antes de que la supuesta reducción de módena llegara por la puerta trasera y se acomodara tranquilamente. Ésta es una versión igual de segura y de rica pero
Pastel de espárragos
"Te amé hasta cuando sabía que era un error.  Te albergué donde sólo había cicatrices.  Te escuché en el silencio de la soledad. Te besé como una adolescente.  Te sentí como nunca lo había hecho.  Te lloré más de lo que hubiera querido. Te creí hasta cuando sabía que mentías.  Te esperé hasta cuando sabía que no volverías.  Y te añoré hasta que se llenó el vacío".   Si quieres ver la receta es este Pastel de Espárragos, puedes hacerlo clicando aquí. Está en la pág. 35 del Magazine de Primavera.    ¡Disfrutad del fin de
Ensalada de manzana con salvia y miel
    Empieza el buen tiempo y apetecen las ensaladitas, ¿verdad? Y no solamente es porque sean sanas y ayuden a la operación bikini, si no porque además son deliciosas.  Así que ya sabéis, si queréis una ensalada rica, fácil y deliciosa, ya podéis tomar nota. No me entretengo mucho más, que voy a mil y encima llego tarde a una cita.(Y no, no es una cita a ciegas...). La receta al detalle de la ensalada la podéis ver en el Magazine en la pág. 15.    ¡Disfrutad del
Carpaccio de salmón
  ¡Lo que me gusta la primavera! Parece una tontería pero con casi todo el mundo con el que hablo irradia felicidad al saber que aunque acabe tarde de trabajar, todavía será de día.  ¿No es alucinante que este "pequeña" acción tenga tanto impacto?   Ahora empezamos a ir a terrazas que hasta hace poco eran solamente un nicho de fumadores, damos largos paseos, tomamos vermuts cada domingo antes de ir a comprar el pollo a l'ast y estamos ya con la mente puesta en las vacaciones!  No hay nada mejor que una semanita veraniega para empezar a pensar en las semanas de desconexión que nos esperan y hacer una búsqueda intensiva por webs de viajes.  Empezamos a soñar. Y para volver a la realidad pero con buen sabor de boca, nada mejor que un Carpaccio de salmón. Si os gusta el salmón poco hecho (o crudo, ejem...), os encantará. Como va macerado con limón, la textura del pescado crudo se disimula, pero claro, os debe gustar. En esta ocasión lo preparé con manzana, hinojo, rábanos laminados y rúcula. Una combinación fantástica, refrescante y bien sana. La receta completa la podéis ver en el Magazine de Primavera, en la
Hojas de remolacha con piñones y bayas de Goji
  Hay decisiones importantes en la vida. Decisiones de las que depende el resto de tu tiempo: qué carrera elegir, irte a vivir con ese chico, aceptar esa oferta de trabajo, o.... elegir la cola adecuada en las cajas del supermercado.  Entras en el super con una lista donde detenidamente has apuntado todo lo que hace falta, recorres los pasillos esquivando a otras personas que caminan haciendo zig-zag, metes en el carro todos los ingredientes que necesitas y vuelves a algún pasillo de nuevo porque recuerdas que te falta ese ingrediente taaaaan importante. Lo tienes todo, revisas por segunda vez la lista y sí, todo tachado. Bien. Te diriges a la zona de cajas para sacar de nuevo todo lo que has metido dentro del carro para después volver a meterlo en bolsas (proceso que tendríamos que mejorar, la verdad). Y allí están, 4 cajas con sus correspondientes cajeras y una cola de cuatro personas que como tú, esperan su turno para pasar la Visa.     ¿En qué caja te pones? ¿En la que hay dos carros y un jovenzuelo con seis cervezas? ¿En la que hay cestas pero ves que el cajero es un poco lento? ¿En la que hay dos
Vieiras con crujiente de coles de bruselas
  No soy de nuevos propósitos a inicios de año, soy más de deseos. Me gusta la palabra "deseo" porque en ella hay algo implícito que elimina el remordimiento cuando no se cumplen (cosa que no ocurre con los propósitos). Con los deseos tú te limitas a escribirlos en un papel, cerrar los ojos y dejar que ocurran. Es MAGIA. Aunque si puedes influir un poquito en ellos es más fácil que se hagan realidad. (Esto quiere decir: dar pasitos para conseguirlos y no esperar espanzurrado en el sofá...). El año pasado pedía estos deseos  y tengo que decir que la mayoría se han cumplido. Así que estoy más feliz que una perdiz.   Y como es mejor dejarlos plasmados, ahí van:  - No volver a coger la gripe ni ningún constipado. Hace un par de meses cogí una gripe y ahora mismo paso por un constipado que me ha dejado más tirada que una alfombra. Por este año ya he tenido suficiente. Prometo mandarinas en vena y recordar no exfoliarme la nariz si estoy moqueando... - Que no vuelvan a salir disparados los cojines de la terraza. Ya no me olvido de poner pinzas en la ropa, pero todavía me coge por sorpresa los vendavales-roba-cojines
Tartaletas de brandada de bacalao
Tener un perro en días de lluvia es toda una muestra de amor.
Ya podía ser Buck un perro de los que no les gusta la lluvia o el agua más que para beber.
Pues no. Mi perro es todo lo contrario. No lo verás nunca encantado cuando lo bañas, ni mojando las patas en el mar (más bien lo verás a 5 metros de la orilla). Tampoco lo verás tirándose a la piscina si no es por puro error, como pasarse de frenada.
Lo que sí le verás hacer es chapotear en charcos y charquitos, hacer la croqueta en la hierba mojada y disfrutar como un enano con la lluvia. (Podéis ver el resultado aquí y aquí)

Ya os lo he explicado varias veces, pero es que este fin de semana se lleva la palma. Desde el viernes no ha parado de llover, lo que significa que en los dos paseos que damos a diario vuelve empapado y por consiguiente, tengo el piso que parece una leonera. Literal.

Sopa de calabaza y boniatos


Soy más de calor que los camellos, pero me gusta que esta semana por fin hayan bajado las temperaturas y por fin de sienta el fresquito.

Lo que no me gusta tanto es cuando coges la moto y cae el diluvio universal. Eso, ya no tanto.
Pero quedémonos con lo positivo.
Me encanta el fresquito, las bufanda y el ir acolchada como preparada para un ataque de amapuches. Mullidita toda yo.

Doy gracias a las ropas de invierno que no dejan ver las mollas y las disimulan a las mil maravillas. Si entras en los pantalones, las alarmas no se disparan hasta dentro de unos meses, en concreto hasta dentro de 5 meses que empieza la operación bikini. Pero ahora toca, ser feliz.
Es igual una galleta (o diez de más) y es época de churros con chocolate, turrones, panettones, ... ains los dulces navideños. Qué ricura.



Pero bueno, dejemos los dulces para otro día que en las últimas semanas ya hemos tenido suficientes con las caracolas de trufa y la
Crema de guisantes y menta



Hay que ver la de cosas que aprendo cada día...

Cuando empecé con el Magazine, fui totalmente inconsciente o soñadora (o ambas cosas posiblemente) y sin tener nociones de maquetación ni de edición fotográfica, me tiré a la piscina.
En la piscina, resultó haber un pelín de agua, lo suficiente para chapotear y seguir adelante.



Ahora, acabado de lanzar el número 10, puedo decir que me siento muy orgullosa.
He aprendido a maquetar, a realizar mejores fotografías y a editarlas de forma que mejoren. Me queda mucho por aprender y me entusiasma la idea.
Cuando pienso lo que hice y cómo lo hice, me entra la risa.
En el primer número, con las imágenes SOOC (tal cual salieron de la cámara) y con una maquetación más que mejorable, se puso en contacto conmigo una diseñadora gráfica para ayudarme con este tema. Estuve tentada y tuve su e-mail durante semanas en la bandeja de entrada marcado "sin leer", porque no lo tenía claro... Al final decidí que era mi proyecto
Caracolas rellenas de atún



El otro día publiqué unos tomates Raf con helado de aceite que encantaron.
Todos coincidimos en lo importante que es que los tomates sepan a tomate para conseguir una buen receta, ya sea ésta, gazpacho, salmorejo o un simple tomate con sal y aceite. 

Soy la primera que reivindica el sabor en los productos. Me gusta que el pan realizado con masa madre, me gusta la lechuga en la que te encuentras algún caracol, me gustan las mandarinas que con solo olerlas te transportas a los campos de cultivo, me gusta el aceite con un punto ácido que realza el sabor de cualquier plato, me gusta el pollo con color amarillo y la carne prieta y me gusta el pescado con las agallas rojas y la piel brillante. 
De hecho, hace unos días en Bloom Marketing, publicamos esta mini guía de comercios ecológicos en Barcelona para poder encontrar esos productos, en ocasiones, tan difíciles de encontrar.

Pero también soy consciente que no todos los días ni todo el mundo, por mucho que gusten los productos auténticos,
Página 1 de 41234
Top