Archivo del blog

Higos con mató

Higos con mató

Dicen que los blogs están de capa caída. Que ahora, con las redes sociales, es más que suficiente para dar a conocer tu trabajo, hobbies e inquietudes. Quizá tengan razón. De hecho, la tienen, no hay duda. Cada vez miramos menos blogs (y me incluyo) y estamos más pendientes de las actualizaciones de instagram, twitter y facebook (lo de snapchat y otras, creo que ya me queda grande y juvenil). Antes recibía en mi correo todas las nuevas entradas de los blogs que seguía, me interesaba por los textos, las recetas y la fotografía. Hace un par de años, di de baja la mayoría de las suscripciones porque me atabalaba la cantidad de emails que recibía en el correo, lo que significaba "pendiente de leer-tareas pendientes-no estás al día", así que de un plumazo, lo eliminé todo. No sé qué pasó en ese momento que además, dejé de recibir las actualizaciones de los blogs que quería seguir recibiendo y leyendo (creo que de unos 200 pasé a 5-6). Pero como me di cuenta tarde, ni me molesté. Ahora entro cuando tengo tiempo, me apetece y sin obligaciones. No hay una alarma en el correo diciéndome: "Oye, estoy aquí. ¡Léeme!"
Helado de frambuesa casero sin heladera

Helado de frambuesa casero sin heladera

Aquí el pichurro os saluda dando pataditas (todavía soportables) desde mi barriga cada día más grande. Y aquí la menda, se despide con este post hasta después del verano porque no puedo con mi alma. El calor en Barcelona es sofocante, las noches, aunque por ahora voy soportándolas, se hacen cada día más duras y creo que a este paso, me voy a pasar el mes de agosto a remojo, con los pies en alto y con una botella de agua como mi mejor amiga echando orgullosa a mis amigos los mojitos, grandes compañeros hasta la fecha.  Cuando me quedé embarazada en enero, pensé que esas Navidades, si todo salía bien, serían muy muy especiales. Angelico.. no pensé en el veranito que me esperaba. Después sólo pude pensar en eso. Pero también hay una buena noticia, bueno, de hecho, son dos y bien grandes: - Este año, digo adiós a la operación bikini. - Tendré 8 meses por delante para recuperar el tipo y hacer la operación bikini multiplicada por dos pero con más tiempo. (Ja! me pillará el toro como a todas, ya lo sé). Por otro lado, la operación bikini ha dado paso a
Galletas de avena, chocolate y panela

Galletas de avena, chocolate y panela

Ya sabéis que desde hace un tiempo, en casa hemos introducido ingredientes eco y sustituido algunos por otros más sanos y menos "elaborados".  Uno de los ingredientes estrella en la despensa desde mi hermana me lo enseño, es la Panela. Muchos conoceréis este ingrediente, pero para los que no, os explico que es el jugo de la caña de azúcar antes de empezar el proceso de purificación para convertirse en azúcar moreno. Este jugo se deja secar y se convirte en panela, una especie de azúcar moreno a la vista, un poco más triturado, igual de bueno, pelín menos dulce pero muchísimo más sano al tratarse de un producto sin prácticamente elaboración. Desde hacía días venía pensando en galletas de chocolate y claro, aquí la menda, no es de comerse una y listo, no. Yo empiezo el paquete y me lo puedo comer entero. Porque ya os decía que había nacido sin orientación y sin fuerza de voluntad... Así que viendo que mi "dieta" iba a peligrar a marchas forzadas, pensé que ya que iba a comer galletas (a mi edad ya
Tartaletas de manzana

Tartaletas de manzana

CrossFit. Ese gran desconocido que he tenido el placer de conocer (a largo plazo, espero, porque a corto la verdad es que no es muy placentero que digamos). Os aseguro que después de una de las sesiones lo que más te apetece es espachurrarte en el sofá y comerte una de estas tartaletas de manzana. Sin pasar por la ducha, sí. Las piernas te dan una tregua de 50m y tienes que priorizar.  Como os explicaba en el anterior post, el otro día tuve mi primera sesión de CrossFit, lo que viene siendo según su definición como "entrenamiento de fuerza y acondicionamiento utilizando ejercicios funcionales variados". Para los no entendidos: la muerte. Aquí podéis ver un vídeo de una de sus clases. Os pongo en situación:  Primera clase, puntual, modelito cuqui, coleta y dispuesta a darlo todo. Motivación al 100% a pesar del frío. Entras en una sala diáfana, rectangular, grande. Una única sala con un montón de utensilios que sería el Port Aventura de Christian Grey.  Barras, cuerdas, jaulas, alambres (para saltar a la comba
Smoothies depurativos y energéticos

Smoothies depurativos y energéticos

Fuerza de voluntad, ¿donde c*** estás? Dime. Estoy esperando respuesta. Llegas unos 20 años tarde, que lo sepas. Y aquí sigo, esperando como una niña pequeña a que vengan los reyes. ¿Serás también los padres?   Es posible, porque la fuerza de voluntad en mi familia creo que no existe. Cuando la repartieron, deberían estar en la cola del pescado escogiendo entre rape o rodaballo. Que fuerza de voluntad no tendremos pero morro fino, sí y mucho.  Llevo un mes entero diciendo el viernes que el lunes empiezo dieta. Como empiezo el lunes, desde el viernes se abre la veda como si fueran las rebajas en el Corte Inglés y no hay límite. Da igual dulce, salado, cerveza que cava.     Llega el lunes. El cargo de conciencia (ese sí que lo tengo y por partida triple. Si a alguien le falta, ya le doy yo junto con los 5 kg que sobran), hace su aparición a lo Norma Duval y ese día, me comporto y con bastante ánimo y buen rollismo. Ese momento aguanta hasta el miércoles por la tarde en el que la lucha de titanes (conciencia-gula) empiezan la lucha
Panna cotta con granada

Receta de Panna cotta con granada

Los que me seguís desde hace tiempo o los que me conocéis, sabéis de sobras que mi estación menos preferida es el otoño. No me gusta la melancolía que desprende, que los días se hagan tan cortos y que sea todo tan aletargado. Es cierto que es necesario pasar por estaciones intermedias para poder disfrutar de un buen invierno o un buen verano. Pero para mí el otoño es la estación intermedia antes de empezar a disfrutar de la primavera que es la que de verdad me gusta (junto con mi querido verano). Es cierto que el otoño invita a estar en casa, a reposar, a pasar tiempo con la familia o los amigos en casa, ver películas con una manta y una gran bolsa de pipas o un gran bol de palomitas... Es tiempo de hornerar, de reflexionar, de estabilizarse y coger fuerzas. Pero aunque cada vez lo aprecio más y disfruto de verdad de sus colores y paisajes, que realmente me gustan, el otoño no va conmigo. Además, es la época, justo ahora, en noviembre cuando no sabes si estás en otoño o invierno. Pasamos de la castañada a la decoración de Navidad
Crema de chocolate y aguacate
Dicen que si lleva verde ya es sano. Pues esta crema de chocolate y aguacate es sana de narices porque no me digáis que el aguacate ahora es azul... Que lleva grasilla, sí, pero de las buenas (nunca sé si son las saturadas o las insaturadas las que tengo eliminar...). Total que si te comes una hamburguesa con doble de queso y de bacon pero le pones un poco de lechuga y una rodaja de tomate, pues mira... Las calorías serán las mismas pero la conciencia, andará un poco más tranquila.  Y es que estamos en esa época del año después del verano, entre la castañada y las Navidades donde todos nos ponemos un poco las pilas e intentamos hacer bondad para bajar esos bultitos antes desconocidos y ahora a los que ya podemos tutear que se nos han puesto en sitios equivocados. Se han puesto de moda ahora las aplicaciones para hacer deporte y las aplicaciones para runners. Madre mía... ahora si no eres runner no eres cool. Y ya me contarán milongas que a mi eso de correr sin ningún motivo y sin ningún final, no acabo de entenderlo. Los que seguro entienden y se estarán frotando las manos son
Polo de fresa cremoso
¡Que sí, que sí! Que el veranito ya está aquí. Ya he sacado las sandalias, los tirantes y he estrenado la piscina (con un poco de choque térmico y piel de pollo. Pero eso es otro asunto). Salvo algunos días puntuales, espero que el tiempo acompañe y disfrutemos de un verano cálido sin ser caluroso en exceso y la mar de entretenido con un millón de planes. Y aquí van mis propósitos para este verano: - Mojarme los pies mínimo una vez a la semana (la bañera no cuenta). - Intentar que Buck pase un buen Sant Joan sin muchos sustos. - Salir con paraguas cuando el pronóstico lo diga. No hacerme la chula y acabar como una guiri en Pachá. - Tomar algún que otro mojito. - Ir a L'Ona a tomar esos chipironcitos tan ricos que preparan. - Intentar que no me coma un león (ni un elefante, ni un rinoceronte...). - Hacerme algo en el pelo para no parece un pelocho tooooodo el verano. - Que el pichurro no vuelva a enfermar por ser un glotón sin medida. Y menos cuando no estemos con él para hacerle mimos y echarle la bronca a partes iguales. - Aprender a contar hasta
Palmeritas de hojaldre caseras
Rápido rapidísimo paso para dejaros esta receta que harán la delicia de todos en casa. Además, puedes prepararla con los más pequeños porque es sencilla a más no poder... Lo único que tienes que tener en cuenta es utilizar un buen hojaldre (el de Lidl es genial) y poner bien de azúcar para que las palmeritas queden dulzonas y amorosas.  Os dejo con la receta. Disculpad la brevedad. ¡Feliz semana! ___________________ Ingredientes palmeritas de chocolate caseras: - 1 lámina rectangular de hojaldre de calidad (yo he utilizado Lidl). - Azúcar moreno - 100 gr de chocolate de cobertura (he utilizado Valor).   Elaboración: Precalentar el horno a 180º. Extender la lámina de hojaldre. Enrollar uno de los extremos sobre sí mismo hasta llegar a la mitad de la lámina. Hacer lo mismo con la otra mitad de forma que queden dos rollitos unidos. Con un cuchillo bien afilado, cortar las palmeritas. Ponerlas en la bandeja de horno con papel vegetal, recomponerlas si han perdido un poco la forma, clavarles un palo de brocheta y poner azúcar moreno (abundante si os gustan dulces) por encima. Introducir en el horno durante 20'. Cuando estén hechas, sacar del horno y dejar enfriar. Fundir el chocolate, poner las palmeritas que queramos de chocolate encima de una
Trenza de chocolate
Hay gente mañosa, gente habilidosa y luego, estoy yo. Lo más patoso del mundo. Aunque esté un poco mal que lo diga yo, la cocina y poner bonitas las cosas, se me da bien... pero en cuanto se trata de poner bonito mi pelo la cosa cambia. ¿Habéis visto la cantidad de tutoriales que hay para hacerse trenzas? ¿Y lo monas que van las chicas así como medio despeinadas con una trenza deshecha? Pues yo, mira que lo intento, pero nada. Empiezo con una actitud muy positiva, con el tutorial bien aprendido y una trenza sencillita, de esas para principiantes. Peine en mano, cabello alisado, gomitas dispuestas  y ale, al toro. Pues nada, 15min más tarde estoy con una cola de caballo, el pelo enmarañado y dolor de brazos. Alguien podría explicar que antes de poner a hacerte una trenza mona, tienes que hacer 2 semanas de entrenamiento de hombros y bíceps. Y no penséis que a la primera he tirado la toalla, no... Que llevo desde el verano pasado y lo máximo a lo que he llegado es a una trencita lateral chuchuría. Ya os pasaré fotos, ya... En fin, que lo más parecido a una trenza medio decente (y ni
Fudge de chocolate sin gluten ni lácteos
Hay una frase que últimamente repito mucho: No dejes en manos de otra persona, tu felicidad.  Ser feliz es un largo trabajo y ser feliz con uno mismo es más complicado de lo que parece. Al final, todo depende de las expectativas que tengas y de lo positiva que seas. Y no con esto, me refiero a tener pocas expectativas, simplemente, debes tener expectativas realistas. Objetivos que puedas cumplir y estar satisfecho cuando los consigues. El problema viene cuando no se sientes bien contigo misma, con tu vida y deseas que aparezca una persona nueva para que complemente tu vida y entonces, ser feliz. En los últimos meses, me he encontrado con amigas que están en ese punto. Están más o menos bien consigo mismas pero desean tener al lado a una persona que les complemente y entonces, ser felices del todo. ¿Es eso necesario? No sería mejor ser feliz sola, estar a gusto con una misma y después complementar con alguien que sume también? Sinceramente, creo que ésta es la ecuación ganadora. Nada fácil por cierto, pero tampoco imposible. Si en la ecuación la X eres tú, nunca desaparecerá dejando huérfano el resultado. Si la X es otra persona, si se da el caso
Feliz San Valentín
Creo que para el próximo día 14, este ramo sería el mejor para los amantes de la cocina como nosotros... Y si va acompañado de una fondue de chocolate ya ni te cuento! Nos olvidéis de felicitar a vuestra pareja, porque sí, que a la pareja hay que decirle cada día lo mucho que le queremos, pero si hay un día especial para hacerlo será por algo, no? Porque seamos sinceros, al final, por una razón o por otra, la cosa se va dejando. Así, que en la fecha señalada ya no hay excusa.  ¡Feliz San
Mousse de chocolate al caramelo
La vida puede cambiar en un segundo.  Un cruce de miradas y sabes que ahí empieza todo... Una llamada con una mala noticia... Ver el resultado positivo del test de embarazo... El anuncio de una ruptura... Ver que tus números son los elegidos... Una mala decisión en una fracción de segundo... Los resultados de una biopsia...  Para una de las personas que más quiero en este mundo y con la que he compartido absolutamente de todo desde los 16 años, ese momento fue un gran cambio. Radical. Desde ese momento se activó un protocolo (ríete tú del pequeño Nicolás) donde ella iba, venía y se dejaba hacer. Como si todo fuera una película donde ella era la protagonista, pero lo viera a través de la pantalla. Una sensación extraña pero que agradeces ya que es imposible asimilar todo lo que está sucediendo.  El viernes empieza una nueva etapa, la segunda de 3 y lo afronta cambiando su sonrisa amplia y sincera con una risita nerviosa. Nunca estás preparada para lo que viene, porque como digo, en un segundo, la vida cambia. Los 180º están siempre ahí, aguardándote y no solamente en el horno.  Admiro a mi amiga enormemente. Es un ejemplo de superación, de optimismo y de fuerza.
Croissants caseros
Cuando era pequeña creía en los Reyes Magos de Oriente. Así, con su nombre completo. Hasta cuando mi hermana, ejerciendo de hermana mayor, pisoteando toda la ilusión que tienen los hermanos pequeños, me dijo que eran mis padres, yo no lo creí. Me resistía a creerlo. ¿Cómo podía ser si la noche de Reyes de un año fuimos a cenar fuera y cuando llegamos habían llegado los Reyes? Si no habían sido ellos, ¿quién podía haberme dejado el piano de Blancanieves y los 7 enanitos? A ver, ¿quién? Porque la explicación que me dio mi hermanita sobre que lo habían dejado mis padres antes de salir, a mi no me convencía... Así, que cada año, dormía con la puerta de la habitación un poco abierta y me intentaba convencer a mi misma que esa noche no me dormiría y que así, "cazaría" a los Reyes en plena acción y le daría un buen corte a mi hermana. Después de algunos años más dándome por vencida a los brazos de Morfeo por más que intentaba contenerme, con mis amigas Irene y Merche, tuvimos la "gran conversación" (después de ésta, vendrían muchas "grandes conversaciones",
Roscón de Reyes fácil y resultón
Si yo fuera rico... nananananana'... Llevo días con esa cancioncilla metida en la cabeza (y eso que no puede ser más horrorosa). Para colmo la madrugada del jueves a viernes mi querido Buck decidió que a las 4am era buena hora para empezar el día y hemos estado 1,5h despiertos, yo intentando que se volviera a dormir y no se quedara con cara de pena mirándome al lado de la cama y él intentado que no me quedara de nuevo dormida. Después de 1h de reloj  se ha vuelto a tumbar en su cama y se ha quedado frito "el angelito". Yo, me he autoregalado media horita más de desvelo me he tragado enterito el programa de Callejeros Viajeros especial lujo. Flipante. Así que me ha dado para pensar qué haría si fuera rica, no vaya a ser que los astros este año se alíen para que me toque el décimo de Navidad. Aunque puestos a soñar, casi mejor pensar que me toca un Euromillón (porque para los que no lo sepáis, hace un par de meses tocaron 101 millones a un boleto realizado en mi barrio!). ¿Qué haríais vosotros
Flores de manzana y hojaldre
Sí, lo sé, soy poco original y las redes están llenas de estas flores de manzana y hojaldre. Pero es que desde que vi (como todo el mundo) el vídeo sobre cómo se hacían en las redes sociales, no se me ha quitado de la cabeza... Así que aquí están, eso sí con algunas variaciones y anotaciones que creo que son importantes (las podéis ver más abajo con la receta). Si alguno de mis amigos me pregunta que dónde están las rosas que preparé les diré que no sobró ni una. Durante el fin de semana fueron cayendo una a una... Rosita a rosita.  Porque ser blogger gastronómica soltera tiene algo de bueno: no tienes que compartir. La preparación ya veréis que es de lo más sencillo. No necesitas utensilios raros ni una destreza con el cuchillo de un chef de Teppanyaki. Nada. Solamente ganas de hacerlas y buenos ingredientes (incluso con normalitos también salen bien, seguro). Si tenéis familia, es una buena receta además para hacer con niños. Ellos se lo pasarán en grande y disfrutarán todavía más comiéndolas. Como mínimo a mi, si mi madre hubiera
Tarta de queso sin horno
Necesito un robot en mi vida. Uno que me haga la vida más fácil, que no rechiste, que haga las cosas sin molestar y lo deje todo como los chorros del oro.  Tener un perro y la casa limpia con cosas totalmente incompatibles. Menos aún si el pichurro en cuestión pesa 35kg, tiene el pelo largo, no sabe beber si mojarlo todo y babea en cuando abres la nevera. Complicado, ¿verdad? El otro día comentaba con mi amiga A. que la vida marujil es muy dura y una lata. Claro que podemos contratar a alguien que nos ayude con estas tareas, pero claro, tendría que estar los 7 días de la semana para que, teniendo en cuenta el efecto chuchi, las cosas se mantuvieran limpias. Al final en esta conversación acabamos confesando que en verano hacemos las tareas de la casa en paños menores cual porno-chacha y que muchas veces cerramos la puerta sin mirar atrás esperando que no vengan visitas inesperadas antes de que nos de tiempo de pasar la mopa... En fin, que es lo que hay, pero desde aquí hago el llamamiento para que si hay algún robot en la sala que me quiera ayudar y esté zumbado como en
Tarta de chocolate y galleta con frutos rojos
No puedo prometer pero prometo, que volveré a ser regular en mis publicaciones. Están siendo unas semanas de locos con proyectos, mudanzas, equipos, talleres y colaboraciones que no me dejan ni un minuto. Cuando me despierto, sea la hora que sea (=antes de que salga el sol) empiezo a darle vueltas a la cabeza y ya no hay quién duerma. El otro día, en un intento (fructífero por cierto), estuve viendo un programa sobre las mayores broncas en Hollywood, y oye, que no sabía yo que Madonna y Elton John se llevaban a matar... Ya sabéis que esta culturilla general no tiene precio para Divinity. En fin, que estoy a tope con Bloom, formando un nuevo equipo, estrenando oficina y con un montón de trabajo, así que no puedo más que dar las gracias y esperar que en nada tengamos el equipo final y definitivo formado para poder respirar un poco. Para más inri, he tenido un problema con el hosting y cuando había algún pico de visita la cosa se colgaba... Parece que ya está solucionado y que no se repetirán los problemas (cruzo todos los dedos. Los 20). ¡Además tengo un montón
Canutillos de chocolate y coco
  Lo bien que sienta el fin de semana cuando hace buen tiempo, ¿verdad? Bueno, y con mal tiempo también que así no te sabe mal quedarte en casa sin hacer absolutamente nada. La verdad es que yo tengo el don de poder estar sin hacer nada y que no se me caiga la casa encima. Puedo estar viendo en la tele una peli malísima, jugueteando con el móvil, haciéndole mimos a Buck e incluso mirando al techo. Y sí, no pasa nada. El mundo no se cae ni viene un grupo de piquetes para echarte en cara que no estás disfrutando del día.  Lo disfrutas, pero a tu manera, ¿no? Es como cuando le preguntas a un hombre en qué está pensando. Siempre te dirá: "En nada".  Yo eso no me lo creo (o no lo creía) pero después de unos añitos tropezándome con todo tipo de hombre, empiezo a creer que es verdad. Pueden estar minutos sin pensar en nada y sobreviven. Igual que yo un domingo por la tarde, pero con una diferencia: aunque yo no haga NADA pienso mucho. Creo que aquí está la cuestión. En esos momentos de no hacer nada es cuando tengo las mejores ideas, veo
Tarta primavera {lemon curd y nubes}
Quiero una primavera en tonos pastel.   Quiero una primavera de pequeñas flores... ...de cielos azules, ...de olor a hierba mojada, ... de atardeceres románticos, ... de amaneceres soñadores, ... de tardes en terrazas, ...de lluvia que no moja, ... de luz dorada,  ... de caricias que invitan a soñar.  Quiero una primavera dulce. Quiero una primavera que no se marchite. La tarta que os traigo la he llamado tarta primavera por su color y por la combinación de sabores. Ese ácido/dulce que muchas veces nos trae esta estación. La receta completa la podéis ver en el Magazine de Primavera, en la pág. 55. Podéis verla aquí. Espero que os guste. Disfrutad del fin de
Pastelitos de chocolate y pasta brick
  Hay dos días al año en los que mi sonrisa está acoplada a mi cara durante todo el día como una garrapata. - El primer día que me doy cuenta que  a las 18h todavía es de día.  - El primer árbol florido.  Por muy malos que sean estos días, sonrío porque son los primeros síntomas de que la primavera está aquí. Y mira que el invierno me gusta, con su frío, su nieve, sus fiestas, sus buenos propósitos y sus rebajas, pero la primavera... ay la primavera.   La primavera me altera la sangre como a un adolescente ( o no, pero me gusta pensarlo). Empiezas a ir más ligera de ropa al mediodía, (lo que viene siendo ir como una cebolla el resto del día), empiezas a pasar más tiempo fuera de casa, das paseos más largos, haces más vida social y empiezas a pensar en las vacaciones! La parte mala son las alergias..., pero creo que es lo único malo de mi estación favorita. Pero como el invierno todavía está aquí y se hizo notar ayer sábado para que no nos flipemos tanto con las florecillas y nos acordemos que él todavía existe, vamos a darle una despedida por todo lo alto con estos pastelitos
Sandwich de nubes con chocolate
A ver si os suena esta situación: "Día tonto, de esos que no sabes si vas o vienes. En los que las horas pasan y parece que se esfumen en tus narices sin haber hecho nada en todo el día. Tienes hambre pero no quieres cocinar y no te apetece nada "habitual". Uhmmm un poco de pan tostado con tomate, aceite y sal. Bien. Rápido y sano. Decidido. De repente abres un armario y ves un paquete de nubes que utilizaste hace un par de semanas para una receta y envasaste al vacío. Capricho. Como una. Al cabo de  5 minutos llevas tres. Y de repente te viene a la mente una imagen de un trozo de pan tostado con nubes.  ¿Estará bueno? Podemos probar. Añadiré un poquito de chocolate que eso siempre queda bien..." Y ale, que ya te has liado, estás cortado pan mientras comes nubes antes de ponerlas en la sartén, la untas en chocolate deshecho y te das cuenta que SE TE HA IDO DE LAS MANOS.    Pero ya que estamos y viendo el resultado, vamos a hacer más para poder sacar alguna foto y compartirlo, porque esta delicia merece ser compartida. Así que aunque no son las mejores fotos del
Bizcochitos seta de chocolate
  "A quien madruga, Dios le ayuda". ¡Y una leche! A quien madruga, va medio zombi todo el día, está de mala leche, espera con ansias la hora de la siesta y tarda 1 año en eliminar todo el café que ha tomado. Además, se zampa todo lo que pilla. Os aseguro que cuando me he tenido que levantar a las 5am, la única ayuda que he tenido durante el día ha sido que la cafetera funcionara correctamente. Tienen guasa muchos de los refranes que se incluyen en el refranero español. Por ejemplo: "Más matan las recetas que las escopetas" y eso decían antes de la invasión blogger, señores. Pero vamos, que alguna recetica te puede dar algún dolor de tripa, pero tanto como para matarte, la cosa ya es grave... Y qué me decís de : "Encima de la leche, nada eches" los señores de Nutrexpa estarán contentos... Yo a este refrán lo eliminaría del todo: "Quien bien te quiere, te hará llorar". A mi que me hagan reír que los momentos de llorar vienen solitos y sin invitación. Y el más cruel de todos: "La letra con sangre entra" ¡Madre mía! ¿En qué estaban pensando?  

  Solamente hay un refrán que me encantan y es
Macedonia de frutas al cava
  Que levante la mano quién prometió el 23 de diciembre que a partir del día 2 se ponía a dieta. Que deje la mano levantada quién, con este pensamiento pasó unas fiestas ingiriendo todo lo que se le pasaba por delante.  Y que baje la mano quién a fecha de hoy haya bajado todos esos excesos. Veo pocas manos todavía alzadas... Que no cunda el pánico. Mal de muchos consuelo de "todos". No te encuentras sola en esta odisea de remordimientos, de hecho estás más acompañada de lo que te piensas. Porque por el mundo no te encuentras muchas Alessandras Ambrosio con sus amiguitas ángeles. Como mínimo yo me encuentro a más Scarlets Johansons por el mundo con sus subidas y bajadas, con sus curvas y con la sensualidad a flor de piel dejando a un lado los modelos escoba. Y es que es de muy poca ayuda que tu vayas con tus buenos propósitos de año nuevo, con tu dieta impresa y tu mente preparada para el día 2 y a la primera de cambio, o mejor dicho, unos días después, te enchufan un roscón de Reyes delante de tus narices. Es imposible decir que NO! Pero si eres como yo,
Brownie con helado de turrón
  Cuando pierdes algo, te entristeces y te entra un no sé qué en la boca del estómago que podríamos definir como "vacío". Cuando pierdes un hijo, entras en pánico. Empieza la locura. Mis padres, cuando era pequeña me perdieron. O me perdí solita, no lo tengo claro. Estaba en el mercado un sábado por la mañana y lo único que recuerdo es ir caminando y que unas chicas de una floristería me preguntaron algo, yo entré y me dieron Sugus. Yo era feliz. Estaba en brazos y comía golosinas. Para qué necesitaba más. Lo que sentían mis padres intuyo que era totalmente diferente. Menudo susto les dí.   Y claro, el destino hay veces que se toma su tiempo, pero se acaba vengando y pegándote una risotada en la cara.  Mi destino se tomó 35 años, pero lo consiguió. El pasado domingo Buck se perdió. Y sí, se perdió él porque yo no me despisté, no iba mirando el móvil ni las musarañas. Cogió un camino, fui detrás y había desaparecido. Ni rastro. Una hora más tarde, medio barrio buscándolo y muchos km recorridos, apareció. Estaba tan feliz en los campos de petanca entre señores y pelotas. Feliz. Seguro que ni se enteró,como
Página 1 de 41234
Top