Archivo del blog

Dip de queso feta
Hoy vengo con una de esas recetas que nunca pueden fallar cuando vienen mis amigas a casa. Un día que vinieron a cenar no hice este dip de feta y casi se me echan encima, imaginaros. No hay cosa más simple y más sencilla que dé mejores resultados. Y como estoy hasta la peineta de que me pregunten por la receta cada dos por tres por mucho que ya saliera en un magazine y por infinidad de veces que se las he pasado por what's app, email y señales de humo, aquí va. En honor a ellas que son las niñas más majas del mundo mundial.   Y para majos y requetemajos, Carmen y Domingo, unos amigos con los que llevo coincidiendo cada mañana en mis paseos perrunos y que desgraciadamente perdieron a su perra "Reina" cuando se escapó de una residencia canina. La "residencia" no tenía las instalaciones adecuadas y Reina se escapó por uno de los agujeros que había en la valla de protección. Después de dos meses de búsqueda noche y día y sin descanso, por fin ayer sábado la encontraron y ya se encuentra sana y salva con ellos. Carmen y Domingo son un ejemplo a seguir de
Gözleme de cordero, espinacas y feta
¿Sabes dónde está la mayor concentración de empresarios del mundo? En Meetic. Sí, sí, allí. Y no solamente son empresarios, si no también se encuentra la mayor concentración de ejecutivos. ¿Y sabes qué? Además a todos les encanta el running y el pádel, son super activos, leen a Kafka, son super majos y además atractivos según sus foto principal. Un chollo, no? Hay tanta inteligencia por píxel cuadrado, que tendría que ser la comunidad donde los Head Hunters encuentran su cartera de candidatos y no una de "encontrar el amor de tu vida". Si la tasa de paro se midiera en esa comunidad en Barcelona y alrededores estaríamos al 0%. Ni uno oye. Tampoco hay barrenderos, paletas, ni fontaneros. ¿Se habrán extinguido o sencillamente estas profesiones tienen mucha suerte en el amor? Esto daría para un estudio... En fin, que creé un perfil animada por mis amigas (ellas sí habían tenido buenas experiencias allí) y después de 2 meses estoy espantada (y eso que no he quedado con nadie. Ya os podéis imaginar). La primera semana fue divertido, flechazos por aquí, mensajitos por allá, mirar perfiles como si fuera un catálogo del tío perfecto, ... La verdad es que los chicos se lo "curran"
Un desayuno de lujo
Dicen que no es importante con quién te acuestas sino con quién te levantas. De hecho, hasta la increíblemente bella Rita Hayworth decía: "Los hombres se acuestan con Gilda y se levantan conmigo".  Y si eso lo decía ella, ya nos podemos preparar las mortales que nos levantamos con pelos de loca y cara de pocos amigos. Pero para mejorar (y notablemente) estos momentos de "5 minutitos más", nada mejor que te esté esperando o que te traigan a la cama (+20 puntos) un desayuno de lujo. Y si es con diamantes, mejor... Como con quién me levanto yo últimamente no tiene pulgares y en caso de tenerlos el desayuno se lo zamparía él, el desayuno me lo hago yo misma y tan a gusto. Eso sí, los interesados, que vayan tomando nota. Yo no soy muy fan de los huevos, de hecho, pocas recetas con ellos veréis aquí, pero os aseguro que éste es un desayuno de lujo con el croissant relleno de huevos revueltos, queso, jamón y alcachofas. Una delicia. Si además lo acompañas de un poco de fruta y una copa de cava, yo caigo rendida a los pies de quién sea (igual por el colocón nada más despertarme...).
Crostini de tomates morados
La revolución que causó el primer libro "50 Sombras de Grey" fue la leche. Durante meses en los encuentros de chicas y señoras, uno de los temas principales era el libro y muchas de ellas al leerlo de camino al trabajo, forraban sus portadas para mantener su intimidad. Muchas de las mujeres inteligentes y formadas cayeron en los brazos del Sr. Grey y sus juegos sexuales y muchas relaciones de pareja volvieron a revivir los inicios pasionales gracias al libro. El mes de febrero, precisamente el día de los enamorados (bien pensado por la agencia publicitaria), se estrenó su película y fuera de las críticas más o menos buenas he ido leyendo en diferentes medios una crítica que me deja sorprendida...  Entiendo perfectamente dicha crítica hacia el rol y papel de la mujer en esta historia, entiendo que una relación (sadomasoquista o no) debe ser consentida e igualitaria por ambas partes, etc., etc.  Pero, ¿nos hemos vuelto locos? Es una PELÍCULA. Y un libro. Hemos crecido con Bambi, donde un cazador mataba a su madre, con Caperucita donde mataban al lobo y con Hansel y Gretel donde un padre abandonaba a sus hijos. Por no entrar en
Canutillos de calabacín con brandada
    Canutillos, canollis, rollitos, cilindros, churillos... Puedes llamarlos como quieras, ellos no se enfadan.  Son bocados deliciosos y cremosos que se deshacen en la boca y hacen que quieras más. Mucho más. El bacalao me gusta y mucho, pero la brandada, me encanta. Debe ser porque me gustan las cosas amorosas en boca de esas que son como terciopelo para el paladar. De las que te hacen sentir confortable. Si además está presentado en pequeños bocados, ya es perfecto. Soy amante de los pequeños bocados y no por cuidar la figura y demás, porque al final acabas comiendo más... Que si picas un poquito de aquí y picas un poquito de allí. Pero poder picotear y saborear diferentes platos en una misma comida si sentirte la prima hermana de Michelín, es de agradecer. ¡Benditas sean las tapas y el tapeo! Bueno, que me voy por las ramas. Si queréis hacer esta receta tan solo necesitáis hacer la brandada (o comprarla si estáis en plan vago y habéis encontrado una marca que la comercialice con buena calidad), un calabacín y unas ramitas de cebollino (que si no tenéis con unas tiras largas de cebolleta o puerro también os sirve). Un poco de maña y
Sandwich de nubes con chocolate
A ver si os suena esta situación: "Día tonto, de esos que no sabes si vas o vienes. En los que las horas pasan y parece que se esfumen en tus narices sin haber hecho nada en todo el día. Tienes hambre pero no quieres cocinar y no te apetece nada "habitual". Uhmmm un poco de pan tostado con tomate, aceite y sal. Bien. Rápido y sano. Decidido. De repente abres un armario y ves un paquete de nubes que utilizaste hace un par de semanas para una receta y envasaste al vacío. Capricho. Como una. Al cabo de  5 minutos llevas tres. Y de repente te viene a la mente una imagen de un trozo de pan tostado con nubes.  ¿Estará bueno? Podemos probar. Añadiré un poquito de chocolate que eso siempre queda bien..." Y ale, que ya te has liado, estás cortado pan mientras comes nubes antes de ponerlas en la sartén, la untas en chocolate deshecho y te das cuenta que SE TE HA IDO DE LAS MANOS.    Pero ya que estamos y viendo el resultado, vamos a hacer más para poder sacar alguna foto y compartirlo, porque esta delicia merece ser compartida. Así que aunque no son las mejores fotos del
Sandwich Cubano
  Tengo dudas sobre si los niños vienen con un pan debajo del brazo al nacer... Lo que tengo bien claro, es que en ese preciso instante, a la madre, mientras está todavía medio grogui con las hormonas revoloteando y dando saltos,  se le instala un manual de instrucciones en el cerebro. No me preguntéis cómo. Pero estoy segura. Sí, sí, hasta a Shakira. Prometido. A ver si no, cómo pueden coincidir todas las madres del mundo en las misma frases. ¿Cómo? Hay frases que he oído a mi madre, a mi tía, a mi hermana y a amigas. Todas ellas, de distintas edades, ciudades y nada que ver entre ellas. Solamente una unión. Bueno, dos: Tienen hijos y me conocen  a mi. (Me acabo de preocupar...).   Los síntomas empiezan cuando los retoños empiezan a andar, a hablar (y se les entiende) e inician sus primeras andaduras por la vida con decisiones propias. Situación 1: Un día, de repente, te dejas las judías con patatas que es una de las comidas más tristes que hay. (Sin jamoncito, ni vinagreta, ni na'). Y tu madre suelta: "Si no te las comes para comer, te las comerás para cenar" . Tú, inocente, piensas
Bocadillo de bacon, rovellons y crema de queso
Hace dos días estábamos chapoteando en la playa y de repente ya es Navidad... Nuestras pantallas han cambiado de golpe de emitir playas exóticas donde quieres pasar el resto de tu vida a vivir historias de amor y decadencia endulzada a partes iguales, entre copos de nieve y Santas con el colesterol por la nubes. Cada año digo lo mismo y éste no iba a ser menos y lo vuelvo a repetir. Me encanta la Navidad como concepto, pero no la Navidad real. El concepto es una Navidad con blanca nieve en toda la ciudad, abrigados hasta las orejas (nunca he utilizado orejeras y me encantaría hacerlo) y jugando a tirar bolas de nieve a la menor oportunidad. Cenas familiares donde aunque hayan pequeñas indirectas siempre se dicen desde el cariño, familiares encantadores, regalos fabulosos, comidas deliciosas (y siempre en su punto) y una pareja que te profesa amor incondicional y nunca se corta las uñas de los pies.
La realidad, es que nunca nieve y por dos copos que caen se forma un caos que para qué y además la nieve no es blanca si no
Tartaletas de brandada de bacalao
Tener un perro en días de lluvia es toda una muestra de amor.
Ya podía ser Buck un perro de los que no les gusta la lluvia o el agua más que para beber.
Pues no. Mi perro es todo lo contrario. No lo verás nunca encantado cuando lo bañas, ni mojando las patas en el mar (más bien lo verás a 5 metros de la orilla). Tampoco lo verás tirándose a la piscina si no es por puro error, como pasarse de frenada.
Lo que sí le verás hacer es chapotear en charcos y charquitos, hacer la croqueta en la hierba mojada y disfrutar como un enano con la lluvia. (Podéis ver el resultado aquí y aquí)

Ya os lo he explicado varias veces, pero es que este fin de semana se lleva la palma. Desde el viernes no ha parado de llover, lo que significa que en los dos paseos que damos a diario vuelve empapado y por consiguiente, tengo el piso que parece una leonera. Literal.

Pizza casera de jamón, queso azul, manzana y rúcula



Yo quiero volver a ser adolescente.
Seguro si mi madre lee esto, me tira la zapatilla voladora desde su casa para ver si vuelvo a la normalidad. Pporque entre nosotros, mi adolescencia no iba conmigo. Era como si me hubiera poseído una mezcla de Miley Cyrus y un ser troglodita. Bueno, Miley Cyrus, sin más. No necesita troglodita...



Pero el otro día, de paseo perruno por el parque, no vi más que adolescentes pasándoselo en grande. Había algunas parejillas que se comían a besos como si no fueran a verse al día siguiente y sin ser conscientes que en verano, otro nuevo amor tocará a sus puertas, grupos de chicos y chicas arreglando su mundo de exámenes y amistades complicadas entre pipas y coca-cola y un grupo de chicas que encima de una reja en el suelo que soltaba aire para arriba se imaginaban que estaban en una sesión de fotos siendo Cara Delevingne. 
(Yo, con mi edad, hubiera dicho: "imitando a Marilyn o a Cindy Crawford", pero claro, es posible
Rolls de chorizo y queso



Seguro que a muchos os ha pasado lo mismo: 
Durante años he estado haciendo viajes, pasando fines de semana, etc. y todo, toditos con sus correspondientes fotografías
Al llegar a casa, intento poner orden, editar y en algunos casos hacer un álbum bonitísimo para tener un buen recuerdo y ahí está: hay piedras, hay flores, hay cielos y están los integrantes de la familia, pero YO, no existo. No salgo. Es como si no hubiera ido y me hubiera transformado en un fantasma que solamente parpadea para congelar momentos. 

Soy bastante tímida y me cuesta ponerme delante de la cámara. De pequeña mis padres se las veían y deseaban para que "posara" en algunas fotos, pero después, con el desparpajo adolescente, di un giro de 180º y me puse delante del objetivo siempre que pude. 
Ahora, con algo más de cabeza (gracias, gracias, gracias) estoy en un punto medio. No me siento del todo cómoda cuando me hacen fotos porque no sé cómo poner los brazos, hacia dónde mirar, etc... Pero me encanta hacerme autorretratos



El primero fue en el
Boquerones aliñados


Aprovechamos estos días que nos ha regalado el otoño de buen tiempo con temperaturas más que agradables al mediodía para poder preparar un plato que aunque se puede tomar durante todo el año, es ideal para cuando el calorcito nos acompaña. 

Estos boquerones aliñados son refrescantes, suaves y deliciosos si los acompañamos de un buen vino blanco fresquito, como el caso de Blanc de Blancs de Maset del Lleó. 
Es de los típicos platos que tomas en la terraza con una buena conversación en una compañía agradable.

El aliño de los boquerones es básicamente de cítricos, de forma que el frescor que le aporta es sensacional, haciendo que cada bocado llene tu boca de matices. Deliciosos, ya os digo.



A los que nos gusta el calor y las buenas temperaturas tenemos que aprovechar estos días que nos están regalando para disfrutar de las lecturas al aire libre (aprovechando además que el momento mosquitos ha disminuido) y de paseos por la playa. Realmente estas temperaturas son ideales, porque aunque son elevadas especialmente
Bollos rellenos de queso


Hoy es es cumpleaños de Buck. 
Precisamente hoy salía un peludín cachorro de la tripa de su madre junto con sus hermanitos.

Ese peludín con aires patosos y cuerpo de borrego, era el más regordete y grandullón del grupo. También el más simpático y comilón. Se vino con nosotros a casa ese mismo día con mi sonrisa bobalicona que duró durante días.



Al principio pensábamos que era mudo porque nunca lloraba ni gemía ni nada. Ni la primera noche, ni cuando por descuido se le pisó la cola, ni cuando se cayó por el susto del sofá y se dio contra la mesa. Nada, ni un ruidito. Ni siquiera roncaba.
Estuvo así durante un par de meses hasta que de repente un día se vio reflejado en el cristal de la terraza. Y ladró. Y no ha parado desde entonces para mi desesperación y la de mis vecinos. 

Pero es un amor. Muchos sabéis que estos dos últimos años han sido un poco raros a nivel emocional y tengo que agradecer a Buck que esté
Palitos de hojaldre con olivas, romero y parmesano {Y Mercat de Mercats}


Durante años estuve tomando como desayuno los famosos grisines.
Era una forma rápida, cómoda y limpia de tomar un tentempié a media mañana mientras trabajaba. Nada que ver con el bocadillo que deja migas, te llevas media locha de jamón sin querer y quedas con las manos manchadas.
Mucho más fino y elegante, dónde va a parar (y más soso, también).

Pero después de los típicos palitos con aceite de oliva, llegaron los que llevaban sésamo y después toda la variedad que encontramos en estos momentos en el mercado: de queso, pipas, cereales, olivas, ...

Tengo que reconocer que me gustan todos. Toditos. Y que siguen siendo un socorrido desayuno o merienda si el tiempo apremia.



Lo bueno es que ahora además podemos hacerlos en casa de una forma sencilla y encima, podemos tunearlos a nuestro gusto.
Yo soy fan de hacerlos especialmente con la masa sobrante de hacer empanada o tartas. Antes hacía muñecos, como hacía mi madre y ahora hago palitos
Crostini de nectarinas braseadas con queso azul


Primera semana de julio superada y después de una tregua de lluvia, volvemos a empezar. 
Pero aunque no lo parezca, estamos en pleno verano y es hora de planificar la vacaciones. Muchos seréis planificadores y ya lo tendréis todo atado y otros esperaremos a última hora. 

Yo soy una persona bastante controladora (en el mal y buen sentido) y me gusta tenerlo todo planificado con anterioridad. La verdad es que soy poco flexible y me cuesta cambiar planes, pero estoy trabajando en ello y voy mejorado. 



En lo que no soy nada planificada, es en el tema vacaciones. Cada año, llega el mes de julio o agosto y no tengo ni idea de qué es lo que voy a hacer. 
El año pasado, una semana antes decidí que me iba a México lindo a disfrutar de sus playas, su gente
Crumble de cerezas {fácil y delicioso}
Hace unos meses, en febrero, me fui con unos amigos de escapada a algunos pueblitos del sur de Francia (podéis ver un resumen aquí). En ese viaje, nos dedicamos a volar sobre una nube, vivir en un cuento de hadas sin príncipe y comer como locos. Nos pusimos las botas con quesos, croissants, pato y cassoulete. Desde el día que volví he estado a dieta.
Albaricoques rellenos de queso


¿Alguien me puede decir qué tienen en contra de las mujeres "normales" los diseñadores de moda?
Quiero aclarar que resto de mujeres, esas que no son "normales" no quiere decir que sean "anormales" o "subnormales", simplemente su antónimo sería: "perfectas".

Ayer leía una entrevista a Gisele Bünchen. Pues oye no es normal-perfecta. Guapa, simpática, rica, buena madre, esposa, hija, empresaria, come sano, cuida del entorno, ... Vamos, un diez de chica. Qué asco da.
Claro, que si a mi me concedieran una entrevista  tampoco explicaría mis miserias y todo lo pondría bien bonito, es cierto. Pero un poco de realidad, la verdad es que no sentaría bastante bien al resto de mortales. (Por cierto, podéis ver mi primera entrevista aquí, donde no hablo sobre lo que odio limpiar cristales, pero tampoco me dieron pie a decir los maravillosa que soy y el mundo de color de rosa en el que vivo).



Supongo que para que no muramos de la envidia ni entremos
Ensalada de cerezas y mató



El mes de junio ha entrado con fuerza hoy.
Primer día de junio, luce el sol y hemos aprovechado el día dándonos chapuzones en la piscina, tomando el sol y tomando sangría.

Los que me seguís en Instagram ya sabréis que el sábado en casa se inauguró la temporada piscinera y de sangría (aquí).
Yo soy un poco guiri para esas cosas y con el buen tiempo empieza a apetecerme tomar bebidas frescas y con gas como la sangría. Esto no quita que un buen vino, no me lo quita nadie, por supuesto.



Pero el calorcito ha llegado este domingo y yo le he dado la bienvendia con achuchones, porque después de una semana de lluvia con lo que eso conlleva (podéis verlo aquí), casi me pongo a chillar por la terraza cuando me levanté ayer y vi el tiempo que hacía.

Una de las cosas que más me gustan del verano, además del sol, los chapuzones y la sangría, son las frutas de esta temporada. Mi preferida
Tartaletas rápidas de setas, jamón y queso Tronchón


Se suponía que este fin de semana iba a ser soleado y playero. 
Ya tenía preparadas la bolsa (playera), el bikini, las chanclas, un libro, un mini neceser (que nunca utilizo pero por si acaso)  y todos los potingues posibles para estar bien protegida en el rostro, escote, lunares, cabello y resto del cuerpo.

La verdad es que mi bolsa de la playa no tiene nada que envidiar a algunas bolsas de mamás, sustituyendo los cubos y palas por libros y revistas. 
Creo que las mamás que van a la playa y se llevan una revista es porque albergan la esperanza de poder tener un minuto para sí solas y desconectar un poco entre los últimos modelitos que se llevan y las novedades del papel cuché. Pero después, la revista no sale de la bolsa y queda relegada a un segundo plano entre "no te vayas tan al fondo", "no tires arena a la gente", "sal de una vez que te vas a arrugar".



Y mi bolsa está conmigo, sí. Pero no
Sopa de melón con crujiente de jamón. Refrescante y fácil.

Qué alegría poder disfrutar del buen tiempo, ¿verdad?
A mi, despertarme y ver el cielo azul, me da un subidón de energía que me dura todo (o casi) el día. 
Este fin de semana en Barcelona, la verdad es que hemos tenido de todo: viento, lluvia, sol... Piqueras estará encantado. 

Pero en breve los días de sol y calorcito serán habituales y en cuanto esto ocurre, a mi solamente me apetecen platos frescos, picoteo variado digno de terrazas y chiringuitos, paellas y fideuà. 
Supongo que a todos nos pasa lo mismo. 

Un ingrediente que no falta en casa durante el verano es el melón. Es un básico en mi nevera. De hecho, hay dos básicos (además del jamón, el queso y el chocolate): las mandarinas y el melón. Así que en cuanto las mandarinas empiezan a bajar de calidad, dan el relevo al melón y viceversa. Son mis frutas favoritas. Me rechiflan. 



Uno de los clásico en cocina es el tradicional melón con jamón que
Soufflé de queso



Me gustan las cosas esponjosas: 
Las mantas calentitas que son suaves como peluches.
Los cojines que rellenan huecos.
Las almohadas que acogen sueños.
Las nubes que mantienen la presión.
Los abrazos con el poder del olvido.
Las palabras que forman frases redondas.
Las miradas que vienen con mariposas.
Las caricias relajantes.
Los cielos de algodón.
Los susurros en la oscuridad.
...



Dentro de esta lista, podrían estar también los soufflés... Quizá penséis que son menos emotivos, pero os aseguro que no.
Preparar un soufflé es una secuencia de actos esponjosos. Lo importante es disponer del tiempo, hacerlo con cariño, tener paciencia.
Ideal si lo preparar un mediodía con música ambiente, sin distracciones, una copa de vino y (de vital importancia), no tener que hacerle fotos. Después, tan solo hay que saborearlo y dejar que su esponjosidad se deshaga en tu boca llenándola se sabor y matices. 

El soufflé es tan delicado que desde el momento que sale del horno, empieza su decadencia. Quizá esta fragilidad sea el motivo que lo hace tan especial, ¿no creéis?

Podéis ver la
Ensalada de espárragos, mozzarella, jamón y tomate




Sabéis lo que es tener la cabeza llena de ideas? 

Ideas que se van agolpando una detrás de la otra, como cuando se acababa la hora del patio y la profesora daba palmadas para avisarnos. 
Cuando pasaba ésto, mi clase al completo (nada de 25 niños como ahora... por aquel entonces éramos 40 por clase) iba corriendo (éramos así de obedientes) y hacíamos una fila india (no entiendo porqué se llama así, porque yo veo más a los indios haciendo corrillo con una hoguera en medio y no filas, pero bueno). 
Total, que hacíamos la fila india y siempre había el listillo que frenaba de golpe y el resto nos empotrábamos unos con otros. 



Pues así están mis ideas. Agolpándose unas con otras y dándose codazos para ocupar los primeros puestos para hacer más feliz a la señorita (o sea, yo) y ser la primera en ver la luz. 

¿Y quién es la culpable de todo esto? Pues Jackie Rueda y su mini clase Librologie

En estos momentos tengo ganas de quedarme embarazada, de
Hamburguesa de pinchitos morunos


Pues vaya día chungo que ha quedado hoy en Barcelona.

Cuando esta mañana me he despertado no sabía bien, bien qué hora es. El despertador mostraba una hora y el móvil otra. Me encanta que los enanitos de apple trabajen de noche para poner de forma mágica la nueva hora sin tener que preocuparte tú.
Después del primer susto al ver la hora que era, ha venido el segundo: Se está acabando el mundo? 
Todavía en la cama y ya sobresaltada por dos motivos... Así no hay forma de disfrutar del fin de semana.

Y es que normalmente cuando me despierto veo el cielo con tonos amarillos/rosados/azules que te dan una alegría infinita y hace que empieces el día con energía.
Hoy, en cambio el cielo amarillo/gris/caca como si de un momento a otro fuera a caer encima de nuestras cabezas.
De hecho, lo que caía era una lluvia que no ha impedido tener que enfundarme en el uniforme perruno con gorra incluida y sacar al pichurro a que hiciera sus
Tartaletas rápidas de verduras de invierno


Yo debo vivir en otro mundo...
Todo el invierno deseando que llegue la primavera y hoy me he dado cuenta que en un par de semana ya está aquí!!

De golpe me he estresado: 
1. El Magazine de primavera (que ya está fotografíado pero hay que maquetarlo).
2. Operación bikini.

Yo pensaba, no sé por qué, que faltaba todavía un mes para que la sangre se me alterara. Y no, que está a la vuelta de la esquina. Y eso que cada vez que salgo a la calle veo los árboles floridos, la gente estornudando y me doy cuenta que los días son más largos, pero nada. Que no leí las señales de la naturaleza y pensaba que todavía faltaba un montón para mi época del año preferida. 



Ya estoy viendo que la operación bikini se convertirá en operación neopreno o en operación gafas bien oscuras para no verme en el espejo. Y oye, que ojos que no ven... bocata calamares que te metes sin remordimiento. 

En fin. Durante unos días vamos a portarnos
Bocadillo de pollo césar (o caesar)


Hace años ser cocinero era estar a la misma altura de un limpiador o barrendero. Sin desmerecer a estas profesiones, que buena falta nos hacen y hacen un trabajo espectacular (los madrileños estos días lo han podido comprobar), pero no era la profesión más glamurosa del mundo.

Ser cocinero, se asociaba a aceites, cocinas humeantes, calor y olores a coliflor durante todo el día. Una profesión esclava, que además de trabajar cuando todos disfrutamos de nuestro tiempo de ocio, encima no lo hacían de cara al cliente y pasándolo más o menos bien como los camareros. Lo hacían cerrados entre cuatro paredes con unos cuantos fogones, muchas cacerolas y un horno.



Después de muchos años (y esfuerzo), la profesión de cocinero (ahora chef) ha cambiado drásticamente y ha dado un giro de 180º. Lo cocineros ya no se avergüenzan de decir públicamente que son cocineros. Ahora, cuando lo dicen, la gente les mira con admiración.

Las cocinas ya no las imaginamos lúgubres, aunque como Chicote, en su pesadilla nos enseñe auténticos tugurios, la imagen que
Página 2 de 512345
Top