Archivo del blog

Grisines caseros de espelta y sésamo
 

Grisines caseros de espelta y sésamo

Decidme: ¿Dónde está el esplendor de la embarazada? ¿Dónde? ¿Había que apuntarse en algún sitio? ¿Hacer una solicitud? Porque de ser así, seguro que cuando lo dijeron, a mi me pilló en la cola del pescado.  Me habían dicho que la piel se te pone tersa, que se atenúan las arrugas y que te ves más guapa que nunca. El cabello luce como en un anuncio Pantene y eres tu versión óptima de un anuncio de L'Oreal. Pues aquí estoy, estrenando ya los 9 meses y mirándome al espejo día y noche no sea que el esplendor ese del que hablan aparezca sin avisar a mi me pille desprevenida y no me de cuenta. Nada. Nada de nada. Bueno sí, me dicen que se me han puesto unos "papos" (mofletes) para morderlos, así que alguna arruga no es que se haya disimulado si no que simplemente se ha estirado. Supongo que el dicho de "culo o cara" ha llegado antes de tiempo y en mi caso ha sido "barrigón-culo-todayo o cara". Otra de las cosas que tienes así como grabada a fuego del embarazo es que tienes que cuidarte y alimentarte bien. No
Ajoblanco con judías

Ajoblanco con judías

¿Por qué las mujeres somos unas brujas? Estoy generalizando, sí, pero desde que estoy embarazada he tenido muchos momentos de flipar en colorinchis. De hecho, he flipado tanto que hasta creo haber visto algún unicornio con las crines de colores. En serio. Es posible que algunas mujeres, simplemente por el hecho de ser mujeres y de quizá haber pasado por un embarazo, se crean con el derecho de juzgar, comentar, aconsejar y opinar sin que tú lo hayas pedido?

Que yo sigo agradeciendo consejos y me encanta escuchar vivencias de embarazos  partos de otras mujeres porque creo que todo es información y oye, en una experiencia así, totalmente desconocida, para mi es un plus.

Pero eso es una cosa y otra muuuuuy distinta es lo que he tenido que escuchar: - ¿Y ha sido buscado?  Cara de idiota la mía porque creo que a nadie le interesa si lo ha sido o no. De hecho, creo que es una cosa mía y de mi pareja y además, tampoco creo que esa información sea relevante para ti más allá de puro cotilleo. Ahora hago una intro: es niño, se llamará Iago, ha sido buscado y muy deseado y si todo sale
Cómo hacer hummus en casa

Cómo hacer hummus en casa

Madre mía la que se ha liado esta semana con Jordi Cruz y los becarios, ¿no? Hombre, la verdad es que hacer este comentario y que dos días antes haya salido la noticia de que se ha comprado un palacete por 3M €, no es muy coherente... Yo soy partidaria de los becarios y de las prácticas. De hecho, yo misma he estado trabajando sin cobrar un duro durante la carrera porque además cada año tenía un número de horas de prácticas obligatorias en las que no solamente no cobrabas si no que además, tenías que pagar los créditos de dicha asignatura.   Así que parte de la carrera de Turismo la pasé haciendo horas en el Hotel Alimara en los departamentos de pisos, cocina y sala. Y oye, pues aprender, no aprendí mucho pero bueno, me lo pasaba bien y tampoco me importó. Realmente tampoco creo que sacáramos mucho trabajo a excepción de cocina que nos tenían de pinches pelando patatas, langostinos y ayudando en las tareas de cuarto frío menos agradecidas. Pero bueno, como mínimo servía para conocer por dentro cómo funciona cada uno de los departamentos. Pero si en vez
10 cosas que no me explicaron del 1er trimestre de embarazo {Fajitas de lacón con queso}

10 cosas que no me explicaron del primer trimestre de embarazo

Lo llaman estado de buena esperanza, supongo que precisamente porque la esperanza es lo que te hace sobrellevar algunos de los momentos menos agradables del “bonitismo” que en principio es el embarazo. Y me considero una persona informada, sobre-informada en muchos casos (me lo dice el test de Bebés y Más y yo le creo) pero en estos tres meses ha habido algunas cosas que no me explicaron del primer trimestre de embarazo y que amablemente vengo a contaros (de nada). 1- Me volví una agonías. Si me molestaba el bajo vientre me preocupaba, pero si no me molestaba, estaba a punto de plantarme en urgencias. Esto es un día sí y otro también. 2- La primera visita en el ginecólogo es a las 8 semanas. Yo pensaba que iba llamar, decir que estaba embarazada e iban a correr todos a atenderme y pasarme un listado de consejos, cosas que hacer, que no hacer, qué comer, qué evitar y demás. Nada más lejos de la realidad. Me dieron visita 4 semanas más tarde (una eternidad en la me planteé volver a hacerme la prueba para confirmarlo…) y ni lista
Mini pizzas de pera, gorgonzola y miel

Mini pizzas de pera, gorgonzola y miel

El problema de las expectativas. Durante años he estado impartiendo formaciones de atención al cliente y fidelización en diferentes empresas de servicios y una de las palabras que más repito posiblemente, además de "sonríe" es"expectativas". La expectativas las solemos crear de forma totalmente subjetiva a partir de la publicidad, la opinión de terceros y la experiencia propia que hemos ido acumulando a lo largo de los años y multitud de vivencias. ¿Y a qué viene todo esto? (No, no le busques la relación con la receta de Mini pizzas de pera, gorgonzola y miel, porque no la hay). Bien, pues viene a que el otro día fuimos a cenar a Tickets Bar, de Albert Adrià. Tengo que destacar que tanto el servicio como la calidad y puesta en escena de los platos que nos sirvieron fueron muy buenos. Peeeeero... no superaron mis expectativas. Quizá éstas era muy altas debido a lo que me habían dicho, lo que había leído y lo que esperaba de un chef como Albert Adrià. Pues bien, aunque todo fue bueno, ni fu ni fa. Me gustó, sí, pero no me fascinó, que era lo que esperaba de un lugar así con 3 meses de
Coles de bruselas con bacon

Esas pequeñas cosas...

- Ver el primer almendro florido. - Comer el último bocado del cono de helado. - Dormir con sábanas recién limpias. - Oír esa canción que te llena de recuerdos. - Despertar y darte cuenta que es festivo. - Acariciar a tu mascota. - Tomar agua fresca cuando mueres de sed. - Bostezar. - Pisar la dichondra con los pies descalzos. - Disfrutar de un atardecer en silencio. - Oír a tu hijo reír. - El aroma a galletas que inunda la casa. - Mojar tus pies en el agua del mar. - Oler esa fragancia que te lleva a ese momento especial. - Pedir un deseo cuando soplas las velas. - Oír romper las olas. - El primer día en el que te das cuenta que a las 18h es de día. - Un abrazo en el que las respiraciones se acompasan. - Oír a los pájaros cantar en libertad. - Darte cuenta que estás vivo. __________

Coles de bruselas con bacon

Ingredientes: - 12 coles de bruselas - 12 lonchas bacon - 200 gr queso azul - 200 ml nata cocinar - Tomillo - Pimienta - Aceite girasol Elaboración Hacer la salsa de queso azul desmenuzando el queso en un cazo e incorporando la nata. Cocinar a fuego suave hasta que el queso quede deshecho. Echar un poco de
Bocadillo de filete de carrillón de cordero

Bocadillo de filete de carrillón de cordero

Como os decía unas entradas antes, hace unos días asistí a la presentación de los nuevos cortes de la Carne de Lechal y Cordero  ofrecido por Interovic.  Así que después de aprender mucho y quedarme sorprendida con los nuevos cortes, me lanzé a preparar una receta con unas de las partes que hasta la fecha, nunca me habría atrevido a probar: el filete de carrillón de cordero (que es el cuello deshuesado y abierto en filetes). La carne es jugosa y muy sabrosa, fácil de preparar y rápida de cocción. En este caso, para facilitar la mordida, la corté en trocitos para que fuera mucho más cómodo. Como es una carne intensa de sabor, para darle un poco de frescor, la acompañé de láminas de pera que además le aportan dulzor, y rúcula que también le da el puntito picante que tanto me gusta. Y no podía dejar de ponerle queso a dados, un must en mi cocina. El bocadillo es exquisito con un intenso sabor y delicioso aroma.  Una forma de tomar cordero de forma diferente, económica (el cuello de cordero está entre 5
Cómo hacer Nudos de pan con ajo

Cómo hacer Nudos de pan con ajo

Hay varias profesiones que tienen la capacidad de dejarte a la altura del betún. Decidme, ¿por qué sois tan capullos? 1. Vas a la peluquería tan feliz, a ponerte guapa, cortarte un poco las puntas (L-A-S-P-U-N-T-A-S, ese gran desconocido para las peluqueras) y cuando estás ahí, relajadita con masajes en el cuero cabelluda te suelta que si tienes el pelo muy seco, se te cae un montón, que necesitas tratamientos de hidratación y que si no haces nada, te quedarás calva. Ole tú. Como siempre, mi respuesta ingeniosa llega 3h tarde cuando estoy en la farmacia gastándome una pasta por un tratamiento vitamínico y en el momento preciso, sonrío y digo que me haga un completo. Fantástica muestra de saber llevar la situación. 2. Ya es demasiado incómodo ir al dentista y esperar tu turno para la sala de torturas como para que te metan una cámara con la saturación +20.000 y que te vayan enseñando el inicio de caries que tú ya te has visto en versión cañón del colorado terrorífico. Así con todas tus muelitas que siempre ves blancas pero ahí ves amarillas como el tizón aumentadas a pantalla completa. La dentista, muy maja ella, te
Smoothies depurativos y energéticos

Smoothies depurativos y energéticos

Fuerza de voluntad, ¿donde c*** estás? Dime. Estoy esperando respuesta. Llegas unos 20 años tarde, que lo sepas. Y aquí sigo, esperando como una niña pequeña a que vengan los reyes. ¿Serás también los padres?   Es posible, porque la fuerza de voluntad en mi familia creo que no existe. Cuando la repartieron, deberían estar en la cola del pescado escogiendo entre rape o rodaballo. Que fuerza de voluntad no tendremos pero morro fino, sí y mucho.  Llevo un mes entero diciendo el viernes que el lunes empiezo dieta. Como empiezo el lunes, desde el viernes se abre la veda como si fueran las rebajas en el Corte Inglés y no hay límite. Da igual dulce, salado, cerveza que cava.     Llega el lunes. El cargo de conciencia (ese sí que lo tengo y por partida triple. Si a alguien le falta, ya le doy yo junto con los 5 kg que sobran), hace su aparición a lo Norma Duval y ese día, me comporto y con bastante ánimo y buen rollismo. Ese momento aguanta hasta el miércoles por la tarde en el que la lucha de titanes (conciencia-gula) empiezan la lucha
Cómo hacer melva en conserva en casa

Cómo hacer melva en conserva en casa

Sueño con tener una masía en el campo (pero cerca de la playa) donde poder tener churrumbeles correteando alegremente en el jardín, entre los perros que también se unen al juego mientras se esconden detrás de los árboles frutales. Mientras, yo estaré en la cocina, tradicional, de fuego pero actual con una isla central y un gran ventanal que dará al porche y al jardín donde veré a mi marido y los churrumbeles corretear y ensuciarse sin yo enfadarme mientras hago pasteles, mermeladas y melva en conserva admirando a mi familia. La estampa no me digáis que no es idílica. Perfecta. Para portada de facebook, vamos. La realidad aunque haya un masía es que ésta se caerá a pedazos y cuando no haya que arreglar una cosa será otra, los churrumbeles serán adorables pero estarán todo día moqueando como su madre y aquí la menda se pondrá negra cuando vengan con los pantalones recién limpios, negros como una castaña por haber estado haciendo el mongo en el jardín, que no será verdito y sin bichos, si no verdito, con bichos y zonas embarradas donde lógicamente irán a parar allí, los perros y los niños con
Cómo hacer tahini en casa
Cuando el otro día me escuché diciendo "Ni 'u' ni 'a'", vi en mi mente a mi madre partiéndose de la risa. Yo que había prometido y puesto a Dios por testigo a lo Escarlata O'hara que nunca -NUNCA- iba a repetir esas frases de madre que todos sabemos, que hemos escuchado mil veces, que hemos prometido con el puño en alto que nunca diríamos y con la boca pequeña hemos dicho avergonzándonos en inversa proporción. Y eso, que yo lo dije a un perro... Repito: A-U-N-P-E-R-R-O. No a un niño de mofletes regordetes con una pataleta de narices porque no le he comprado el chupachups de turno. No. A un perro que gimoteaba porque había decido que su ración de pienso eco de cordero de arroz que vale más que un menú degustación en Dos Cielos no era suficiente. (Porque el señorito es canino, pero de morro fino y con alergias e intolerancias de perro pijo). En fin, que tomo de mi propia medicina y me clavo uñas, pero reconozco que 18 años de escuchar esas frases de madre, llegan muy a dentro y se te graban como tatuajes en el brazo de Melanie Griffith. Así
Tacos de lubina
¡Que ya ha empezado junio!  Y yo con estos pelos y las sandalias en el armario todavía... A ver si empieza a hacer buen tiempo y a subir las temperaturas (un poco, no me echéis la bronca) que tengo ganas de campar plácidamente por la piscina cual cachalote panza arriba.  A mi junio me da ya en la nariz de veranito, de terraceo, de pies en la arena, de parrandas al aire libre, de mar y de vacaciones. En este mes se me llena la cabeza de ideas, de planes y de nuevos proyectos que cojo con fuerza durante una semana y a la siguiente, como agua evaporada, se transforman y fluyen para dejar paso a otros más llamativos simplemente por la novedad del recién llegado. Es lo que tiene la novedad... aunque quizá peor que la idea actual, hace que te mantengas despierto y con mariposillas en el estómago, y eso, nos gusta a todos.   Pues el mes de junio es como una explosión. Es el inicio de una libreta en blanco para los planes del verano, esa estación de la que volví a enamorarme el año pasado.  Para darle la bienvenida, os traigo la receta que fue publicada
Crumble salada de tomates
  Por fin las temperaturas han subido y la primavera se siente... Mi estación preferida asoma la cabeza y espero que sea para quedarse. Así que le doy la bienvenida con este Crumble salado de tomates y queso de cabra que está para chuparse los dedos y con las 15 cosas que me gustan de la primavera. A ver si coincidimos en alguna...   - Al despertar ya es de día, pero lo mejor es que cuando vuelves a casa, todavía lo es! - Todavía no hace ese calor sofocante y los días en los que hace sol pero no calor, son los mejores. - El contraste del cielo azul intenso y el verde de los árboles te hace transportarte al paraíso. - Apetece dar largos paseos aunque lleves a un perro vago y cabezota arrastrado medio camino (aquí el cabezota de Buck, al que le gusta mucho hacer la croqueta pero no le gusta demasiado mover el culo). - Tienes la excusa perfecta para vermutear sin parar (este pasado fin de semana largo, visitamos un lugar emblemático por día... La Pubilla de Taulat, Quimet Quimet y la
Chips de remolacha
Que la primavera la sangre altera, ya lo sabemos pero vamos, que estos días están siendo más otoñales que primaverales... Y claro, con el invierno de calorcito que hemos tenido, qué más queremos. Cada año en cuanto sale un rayito de sol, el parque de Diagonal Mar se llena de parejas de adolescentes dándose al amor "controlado" en cada metro cuadrado de césped. Hay otros, como estos dos que de controlado nada y se lo montaron en medio de una estación de metro de Barcelona. Pero qué le vamos a hacer, la primavera, el alcochol (posiblemente, por no decir seguro) y la poca vergüenza es lo que tiene, que el calentón te puede y claro... Es igual que estés en el metro, en medio de un parque o que 10 personas te vitoreen. Tú a lo tuyo. Pero nada, como el calorcito tiene más vergüenza que esos dos, aquí estamos, constipados, con cremitas calientes y la manta en el sofá. Eso sí, en buena compañía y comiendo chips de remolacha como estas. Bien sanas (dentro de los fritos) y ricas. Espero que os guste. Disfrutad de la semana.  ____________________ Ingredientes chips de remolacha: - 2 remolachas frescas - Aceite de
Caballa en escabeche
Los que me seguís desde hace tiempo y los que me conocéis en persona, sabéis lo que me gusta la primavera. Es mi estación del año favorita, porque significa renacer, nuevas oportunidades, rehacerse y volver a inventarse.  Todo se renueva, crece y florece en primavera. De hecho, el nombre de Bloom (mi agencia de marketing) viene precisamente de eso: de florecer y hacer crecer, en este caso, proyectos. Y ya se sabe que "la primavera la sangre altera"... No hay más que darse una vuelta cualquier tarde de buen tiempo por el parque de Diagonal Mar para darte cuenta que la unión de adolescencia + primavera hace que las hormonas vayan mucho más que revolucionadas. En primavera empieza a apetecer salir, hacer planes fuera, disfrutar de la buena compañía en una terraza, pasear... Ya sabéis. Siempre he dicho que el día es un ensayo de la noche y la primavera, es un ensayo de lo que será el verano. Para ir haciendo boca, este año ha empezado por todo lo alto con la Semana Santa en pleno apogeo. Nosotros disfrutamos de unos días de roadtrip por Valencia. Me encantó todo lo que vimos y por supuesto lo
Tarta de setas y huevo
  Según el calendario estamos a 14 de febrero, San Valentín y el mes más frío del año. Esto según el calendario, porque si tenemos que hacer caso a la temperatura y al cielo, podría pasar sin llamar la atención como un día de mayo.  Se supone que tendríamos que estar en casa, horneando, con la calefacción puesta y el plumón esperándonos en la puerta para ser puesto rápidamente en cuanto pisemos la calle. La realidad es que como lleves plumón, como yo ayer, acabarás con él en la mano y te sobrará durante prácticamente todo el paseo. Eso sí, el viento que hacer te va dando empujoncitos como si tuviera prisa para que llegues al destino, así que las piedras en el bolsillo tienen que hacer compañía a las gafas de sol.  Lo bueno, es que por fin he podido estirarme más de dos minutos en la terraza y leer tranquilamente mientras el sol te da en la cara y te calienta por fuera. He podido salir a pasear por la playa juntos con todos los surfistas de Barcelona y los runners que ayer calentaban para la Media Maratón de hoy y todos los perrunos que aprovechan para pasear tranquilamente con
Sandwich de jamón, queso y cebolla caramelizada
Desde que mis padres se jubilaron, decidieron ser como las golondrinas y elegir su ubicación en función de la temporada y con consiguiente, del tiempo. Así, pasan la mayor parte de la primavera, verano e inicio del otoño en Galicia y la parte más fría del otoño y el invierno en Barcelona.  De esta forma ganan varias cosas: 1. Alejarse del frío y húmedo invierno de Galicia y el sofocante verano de Barcelona. 2. Desconectar y parecer que cada vez que se "mudan" sea como ir de vacaciones. 3. Distribuirse entre sus dos hijas, cada una en una ciudad diferente separada por 1000km. Nosotras, siempre les decimos que ya es hora de dejar de hacer ese trayecto en coche y hacerlo en avión que es más cómodo y seguro, pero ellos todavía no están muy convencidos porque en el avión hay un handicap: el peso del equipaje. Porque claro, yo digo muy ancha que me prefiero que vayan y vengan en avión pero salivo en cuanto llegan porque siempre me traen chuletones, botellas de vino de la cosecha, licor café, rixós, chorizos, quesos... Así que claro, ¿cómo van a decirles a los señores de Vueling que tienen que
Croissants caseros
Cuando era pequeña creía en los Reyes Magos de Oriente. Así, con su nombre completo. Hasta cuando mi hermana, ejerciendo de hermana mayor, pisoteando toda la ilusión que tienen los hermanos pequeños, me dijo que eran mis padres, yo no lo creí. Me resistía a creerlo. ¿Cómo podía ser si la noche de Reyes de un año fuimos a cenar fuera y cuando llegamos habían llegado los Reyes? Si no habían sido ellos, ¿quién podía haberme dejado el piano de Blancanieves y los 7 enanitos? A ver, ¿quién? Porque la explicación que me dio mi hermanita sobre que lo habían dejado mis padres antes de salir, a mi no me convencía... Así, que cada año, dormía con la puerta de la habitación un poco abierta y me intentaba convencer a mi misma que esa noche no me dormiría y que así, "cazaría" a los Reyes en plena acción y le daría un buen corte a mi hermana. Después de algunos años más dándome por vencida a los brazos de Morfeo por más que intentaba contenerme, con mis amigas Irene y Merche, tuvimos la "gran conversación" (después de ésta, vendrían muchas "grandes conversaciones",
Pan de ajo y queso para dummies
Solamente un blogger cocinillas es capaz de salir a comprar ropa y volver a casa con unos calcetines de 10€ y comida por valor de 60€.  Yo iba a comprarme unos trapillos... Unos caprichines de nada pero como iba con tiempo, me pasé por una tienda de alimentación y claro: - Esto irá bien con esto otro.  - Anda! Pero si llevo buscando tiempo este ingrediente.  - Esto al carro por si acaso el próximo día no hay.  - Pero mira! Cómo voy a dejarlo ahí con la pinta que tiene.  - Está de oferta. Mañana costará el doble (lo hago por ahorrar).  - Y con esto seguro que algo hago.  Total, que en vez de llevar una bolsa de G-Star, llevo unas cuantas bolsas del Super del Corte Inglés. No tengo remedio. Me gusta más comprar comida que ropa y eso que la moda me gusta. Pero no me gusta nada ir de compras de moda. Me aburre soberanamente a no ser que tenga un día inspirado. Si estás en ese momento de: "No quiero cocinar", "No quiero comprar ni hacer nada de nada", "Madre mía que
Bocadillo de longaniza con all i oli
Según un estudio realizado por la Casa de los López, se ha comprobado que un bocadillo de longaniza con champis y all i oli, libera endorfinas haciéndote disfrutar de un momento de placer intenso y además te quita el hambre. También está comprobado por la misma casa, que si tu 50% no ha tomado all i oli, es mejor que dejes los besos apasionados hasta unas horas después. Vivir mata.  Esto es así, nos pongamos como nos pongamos. Pero no saquemos la cosas de quicio. Está comprobado que los países que no toman carne roja tienen menos casos de cáncer de colon, eso es cierto, pero de ahí a exterminarla o a dejar el bocata de jamón, va un paso muy muy grande. Sinceramente, creo que los medios han utilizado el titular tan jugoso que les ha brindado la OMS  para hacer un poco de alarma social. Porque claro, ahora dejamos de comer carne roja, bacon y embutidos y resulta que nos ponemos hasta las cejas de Coca-Cola, patatas fritas y nuggets de pollo del McDonald's. Un poco de sentido común por favor. Como me dijo una amiga el otro día: "Yo soy fumadora. Te crees que me voy a preocupar ahora por la carne roja?"
Patatas rellenas de queso azul
Lo bueno de ir en barco, en velerito exactamente (no en hoteles flotantes) es que ves la costa, la brisa te acompaña durante el trayecto, descubres rincones que de otra forma serían desconocidos, ves atardeceres increíbles y te lo pasas en grande siempre que el tiempo y el mar acompañe y no le de por ponerse de mala leche y vivas la Tormenta Perfecta.  Pero no todo es romanticismo a bordo del Titanic en minúscula. Los pelos se te ponen de bruja en cuando pisas la popa. Es automático. Vas hecha unos zorros con una maraña de pelos a lo loco que no se dejan domar más que dos minutos al día, en cuanto sales de la ducha y te acabas el suavizante en dos minutos. Te sientes como en la cuerda floja durante todo el día, haciendo peripecias para no darte de morros (o caer al agua) cada vez que das un paso. Eso sí que es vivir al límite. Creo que dos días más y el Circo Raluy ya me podría contratar como funambulista. Cocinar, es algo más complicado que de forma habitual. Tienes que lidiar con los
Crostini de queso de cabra e higos
Cuando somos pequeños y nos preguntan qué queremos ser de mayor solemos decir: astronauta, futbolista, profesora, veterinario, bombero, ... Las respuestas, no tienen nada de especial, lo increíble es que todo el mundo te dice que muy bien, te da ánimos y te transmite que puede ser posible. De pequeño, cualquier sueño es posible. No hay límites. Los sueños están permitidos.    Pero cuando eres mayor, los sueños están vetados. Ya no puedes decir que sueñas con dar la vuelta al mundo en velero o que quieres ir a la Luna o que quieres montar un centro de ayuda a los necesidados. La gente te mira con la cara rara como diciendo... "Sí, claro". ¿Por qué no se nos permite soñar de mayores? Al final, los sueños se cumplen y si no, sólo hay que soñar más fuerte.  Ésto lo decían unos amigos Chereia (Chema + Mireia) que se fueron hace poco más de un año a cumplir su sueño: dar la vuelta al mundo. Ya hace unos días volvieron a Barcelona después de haberlo cumplido. ¿Y sabéis qué? Al final, después de un año, todo sigue en su sitio, todo sigue igual. Lo único que cambia
Camembert con higos y uvas
  Hace unos días fue mi cumpleaños. 39 primaveras que ha cumplido ya la menda lerenda. Que si los comparamos con los 49 que tienen algunas amigas, soy una pipiolilla, pero si lo hago con las que tienen 34 pues bueno, ya no es lo mismo.   Pero como siempre decimos, la edad está en el interior y no se cumplen años, se viven experiencias y blablaba. Que sí, que sí, pero vamos, que me sentiría mucho mejor con las mismas experiencias y 10 años menos, no nos engañemos. Los que me seguís en Instagram habréis podido ver una píldora de cómo han sido estos días. La verdad es que creo que nunca celebré tantas veces el cumple, nunca tuve tantos regalos ni tantas felicitaciones. De hecho, una semana más tarde, todavía lo estoy celebrando y sigo recibiendo regalos. ¿A que es fantástico? (Confieso que me encantan los regalos. Hasta que los autohago en fecha señaladas. El momento de rasgar el papel y encontrarte con un detalle, es una sensación que me lleva directa a la inocencia e ilusión de cuando era niña y me encanta recrearla). Pero dejemos los años y vayamos a lo importante: ¿A quién le rechifla el
Hamburguesas Sandra Lejarza
Cuando era pequeña decir que te ibas a comer una hamburguesa significaba que ibas al McDonald's de turno y te ponías las botas (tú y tu colesterol) hasta caer rendido. Desde hace unos años, se ha desvinculado totalmente el comer hamburguesas con la comida basura. Y menos mal, porque los amantes de los bocadillos matamos por una buena hamburguesa con todos sus aderezos y condimentos.   Hace unas semanas conocí el trabajo de Sandra Lejarza, una emprendedora como la copa de un pino que cría su propio ganado y además de comercializar diferentes tipos de carne, elabora unas hamburguesas que merecen ser llamadas de USTED.  Claro que viendo el mimo que pone en el cuidado del ganado cridado en Lemoa (Bizkaia) y el amor en la elaboración de sus productos, no es para menos. La carne es jugosa sin llegar a ser grasienta, tierna y se deshace en la boca. Yo las hice cruditas por dentro, como me gustan y la verdad es que son una auténtica delicia. Así que ya sabéis. Si queréis unas hamburguesas de calidad, tened en cuenta a Sandra. Si os ponéis en contacto con ella, os hace llegar el producto a cualquier punto de
Tostada de aguacate con judías
¿Recordáis una entrada de El Comidista donde nos enseñaba las mayores catástrofes culinarias de Pinterest? En ella, nos mostraba una imagen atractiva, con un estilismo de lo más atractivo y acto seguido el resultado que otras personas han obtenido al intentar copiar la receta. Un desastre, vaya. Y no es que la receta estuviera mal (en la mayoría de los casos) si no que la destreza y paciencia de cada uno, hace que el resultado más o menos apetecible. Pues lo mismo podría hacer yo con mis ejemplos de fotos cuquis con posturas de yoga. Me gusta el yoga y cada vez que puedo lo practico ya sea en un taller o en casa y claro, está tan de moda lo de las posturitas y fotografiarlas, que yo me pregunté... ¿ Y por qué no probar? Sólo os digo que por ahora no veréis el resultado. Y es que claro, al igual que con la comida, la destreza y en este caso, el cuerpo de cada uno hace que la foto sea super atractiva y sugerente o se parezca más a un ballenato intentando ser Claudia Schiffer.  En fin, que en cada uno a lo suyo y a lo que
Página 1 de 512345
Top